Aerolíneas y sindicatos estadounidenses redoblaron el miércoles sus esfuerzos para convencer a los legisladores de sumar otros 25,000 millones de dólares en ayuda, sin embargo, las esperanzas de llegar a un acuerdo este mes se desvanecen porque los legisladores se están centrando en una batalla política por una vacante en la Suprema Corte.

El sector de la aviación ha estado esperando que el Congreso apruebe un paquete de ayuda por 1.5 billones de dólares con otro ciclo de apoyo a las nóminas de las aerolíneas antes de que decenas de miles de trabajadores se queden sin sus puestos cuando expire el programa actual por 25,000 millones de dólares .

Sin embargo, una disputa sobre el puesto en la Suprema Corte, que quedó vacante tras la muerte de Ruth Bader Ginsburg el viernes, ha desbaratado esos prospectos, dijo Loren Thompson, director de operaciones del Instituto Lexington, un centro de estudios con sede en Virginia.

“El rescate de la aerolínea importa relativamente poco al Congreso comparado con el actual debate sobre un sucesor de Ginsburg. Antes de la pelea por la Corte Suprema podría haber habido algún punto en común, pero cuando el sistema está superpolarizado, el consenso es imposible”, dijo Thompson.

En declaraciones a la cadena CNBC el miércoles, el presidente ejecutivo de Southwest Airlines, Gary Kelly, dijo que tiene “esperanza” de que los legisladores de Washington puedan llegar a un acuerdo sobre más ayuda para las aerolíneas, a pesar del estancamiento del proyecto general de ayuda por el coronavirus.