La ministra de Finanzas de Francia, Christine Lagarde convocó a una conferencia de prensa hoy por la mañana, en donde haría un importante anuncio, que podría ser su candidatura oficial como Director Gerente del FMI.

Mientras tanto, en Francia, el partido opositor difundió que la funcionaria enfrenta un juicio por abuso de autoridad que podría entorpecer su postulación y cuya pena sería de hasta cinco años de prisión.

Tal como lo ha dicho el Fondo, el proceso de selección de la terna se llevará a cabo en el Directorio Ejecutivo a partir de que el candidato sume el mayor apoyo entre los directores. Esto, teniendo en cuenta el sistema de voto ponderado del FMI.

Esto significa que el voto mexicano por Carstens tiene una representatividad de 1.47% del total, así que necesita sumar más simpatías para poder formar parte de la terna de finalistas.

En cambio, Grigori Márchenko, gobernador del Banco Nacional de Kazajistán, que ha sido postulado por la Comunidad de Estados Independientes -integrada por 12 países, suma en conjunto un voto ponderado equivalente a 6% del total.

En el extremo opuesto, Christine Lagarde ha conseguido importantes apoyos de Europa, que incluyen a Reino Unido, Alemania, España y Francia, que en conjunto suman 16.06% del voto. Aún no se ha inscrito como candidata formal.

CHINA Y EU, COMPÁS DE ESPERA

Según referencias del gobierno francés, China, que cuenta con 6.19% del poder de voto ponderado en el Fondo, estaría pronunciándose en favor de la candidata europea. Con ello, Lagarde sumaría 22.25% del voto total del Directorio. Sin embargo, China no ha confirmado su postura oficial.

Estados Unidos sería el fiel de la balanza, pues su voto vale 16.80% del total del Directorio. Así que su inclinación por México, la comunidad asiática o Francia sería determinante pues, por ejemplo, si se decidiera por México, sólo ambos países podrían conseguir suficiente respaldo para que Agustín Carstens llegue a la terna de finalistas.

De acuerdo con Ian Vázquez, director del Centro de Libertad Económica en el Cato Institute, la concentración del voto ponderado que tiene EU, de 16.80% en el Directorio es lo que ha inclinado por años la política del organismo internacional en función de los intereses de aquel país.

Según el especialista, no obstante la reforma de cuotas y votos del FMI, la entidad sigue siendo un órgano de intereses políticos y es de esperarse que el próximo Director Gerente sea el funcionario más compatible con la postura estadounidense.

RAZONES

PESA LA CRISIS EN GRECIA Y PORTUGAL

Uno de los argumentos de algunos gobiernos europeos para apoyar a Lagarde es su conocimiento de la crisis en Grecia, Irlanda y Portugal. Sin embargo, Claudio Loser, director para América Latina del FMI, recordó: Cuando el mundo en desarrollo estaba en crisis, como la mexicana de 1995, nadie decía que tenía que haber un latinoamericano .

(Con información de agencias)