Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), deberá responder en una corte francesa a cargos sobre su papel en un fallo de arbitraje en el 2008 que adjudicó 400 millones de euros (434 millones de dólares) al empresario francés Bernard Tapie.

Lagarde, que entonces era la ministra de Hacienda de Francia, negó en un comunicado haber cometido delito alguno y ordenó a sus abogados apelar la decisión.

La funcionaria se ha declarado inocente desde el comienzo de la investigación en el 2011.

Después de años de investigación, un fiscal sostuvo en septiembre que se debían desestimar los cargos en su contra. Pero la Corte de Justicia de la República resolvió el jueves que deberá responder a cargos de negligencia , según el vocero judicial Sylvain Barbier-Sainte-Marie.

La negligencia de un funcionario público en Francia se castiga con una pena de hasta un año de cárcel y una multa de 15,000 euros, según el código penal francés citado por Barbier-Sainte-Marie.

Lagarde dijo en un comunicado difundido por el asesor francés Marc Vanghelder que ella siempre actuó en este asunto teniendo en cuenta los intereses del Estado y el respeto por la ley . Considera que no se le puede atribuir cargo alguno .

Sus abogados tienen plazo de cinco días después de la notificación formal para apelar. La notificación formal podría no presentarse el jueves. Su abogado, Yves Repiquet, dijo a la televisora i-Tele que la decisión de la corte es incomprensible .

La investigación comenzó antes de que Lagarde ocupara la dirección del FMI en el 2011, como sucesora de Dominique Strauss-Kahn, quien renunció bajo sospechas de agresión sexual. El vocero del FMI, Gerry Rice, indicó en un comunicado que la junta ejecutiva del FMI sigue expresando su confianza en la capacidad de la directora gerente para cumplir eficazmente con sus deberes .

Tapie, un extravagante empresario y astro de la televisión, demandó al banco francés Credit Lyonnais por el manejo de la venta de su participación mayoritaria en la empresa de artículos deportivos Adidas a mediados de la década de 1990. Con aprobación de Lagarde, una junta de arbitraje privada falló que resolviera una indemnización de 400 millones de euros.