La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, manifestó su preocupación por el posible costo que acarreen las alzas de aranceles y otras represalias comerciales entre Estados Unidos y China.

“La principal amenaza para la economía mundial viene de las persistentes tensiones comerciales”, aseguró este domingo Lagarde, y agregó que el FMI estima que los aranceles podrían reducir el nivel del Producto Interno Bruto (PIB) mundial en 0.5% para 2020.

Lo ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del Grupo de los 20 (G20), concluyeron este domingo en la ciudad japonesa de Fukuoka su reunión previa a la cumbre de jefes de Estado y de gobierno a fines de este mismo mes.

Para mitigar estos riesgos, la jefa del FMI destacó como prioridad resolver las tensiones comerciales actuales, incluyendo eliminar los aranceles existentes y evitar otros nuevos, además continuar trabajando en la modernización del sistema comercial internacional.

Por su parte, el ministro japonés de Finanzas, Taro Aso, quien presidió la reunión, advirtió sobre una "erosión de la confianza de los mercados si la incertidumbre persiste" en las negociaciones entre las dos potencias mundiales, señaló un despacho de la agencia Kyodo.

El G-20 incluye a Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea.

A su vez el ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, expresó su preocupación por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, ya que tendría “un impacto muy negativo en el crecimiento global”, por lo que exhortó a Washington y Beijing a resolver sus diferencias a través de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

“Quiero insistir en este asunto porque ya es hora de que impidamos que la disputa comercial entre Estados Unidos y China tenga un profundo y negativo impacto a largo plazo en el crecimiento global”, dijo Le Maire.