El precio que pagará México, ajustado por inflación, aun con el recorte de 25 puntos base que descuenta el mercado para este día, se mantendrá entre los más altos de las economías emergentes y sus pares de un nivel de desarrollo similar.

Descontando el recorte de 25 puntos base que anticipan estrategas de inversión, el nivel de la tasa real de México estará en 3.76%, otorgando un mayor margen real del que paga Brasil (0.18%), o Argentina (-1.90 por ciento).

El relajamiento de las condiciones financieras globales sigue favoreciendo los flujos de capital hacia emergentes, y México se ha visto particularmente beneficiado por el importante diferencial que mantiene con Estados Unidos, explicó Gabriel Pérez del Peral, catedrático en temas macro de la escuela de negocios de la Universidad Panamericana.

Este atractivo que mantiene México es particularmente relevante si se toma en cuenta que los inversionistas están comprando bonos gubernamentales, Cetes, Bonos M, y que 2.2 billones de pesos están en manos de tenedores extranjeros, destacó el catedrático.

Una evidencia que seguramente es tomada en cuenta por la Junta de Gobierno del Banco de México para tomar su decisión monetaria y seguir con la gradualidad rumbo a la normalización de la política, refirió.

Volatilidad cambiaria

Incluso tomando en cuenta la volatilidad de los tipos de cambio para hacer cifras equivalentes, el margen que ofrece México respecto de otras emergentes se mantiene relativamente elevado.

Información del Banco de México muestra que al comparar seis economías emergentes introduciendo este factor de volatilidad y eficiencia, el margen que ofrece México es el tercero más alto, tomando en cuenta el rendimiento total a un año en dólares, apenas debajo del que ofrecen Brasil y Sudáfrica.

A partir de un análisis más técnico que incluye la volatilidad cambiaria, el Banco de México evidencia que el margen medio otorgado por Sudáfrica es de 3.3%; el que paga Brasil es de 2.5% y el de México es de 2.4 por ciento.

La desviación estándar de los vencimientos prospectivos a un horizonte de un año, es decir, la volatilidad estimada, es de 13.2% para Sudáfrica; de 9.7% para Brasil y de 7.4% para México.

Además, el Banxico incorpora un tercer factor, que llama eficiencia, y está medido como el valor esperado de la utilidad de la riqueza asociada a cada elemento del soporte. Y la función de utilidad que utiliza es el logaritmo natural de la riqueza y el resultado se multiplica por 100 para facilitar la comparación entre los distintos activos. Al comparar este factor, México también otorga el tercer margen, de 15.7%, debajo de 18.2% que ofrece Brasil y 25% que paga Sudáfrica.

En el comparativo del Banxico, se encuentran Sudáfrica, Brasil, India, Colombia, China, Chile y Perú.

Y llueve sobre mojado

Desde Nueva York, economistas de Barclays advierten que en México “está lloviendo sobre mojado”, pues consideran que el dato final del PIB del 2019, que se conocerá en dos semanas, evidenciará una contracción de la economía de 0.2% anual.

Se trata de un determinante para la decisión de la Junta de Gobierno de hoy, pues “el estancamiento de la economía y la presión a la baja en la inflación alimentarán un comunicado más dovish/expansivo, sin salir del terreno restrictivo en la tasa”.

En Barclays anticipan un recorte de tasa de 25 puntos base.

De acuerdo con los economistas de la firma, el comunicado podría expresar la preocupación de la Junta de Gobierno por un contexto global con más retos ante el deterioro de la actividad manufacturera.

[email protected]