José Ángel Gurría es un tecnócrata, un diplomático y un político, en el orden que ustedes deseen acomodar estas palabras. Cuando él afirma la política política va antes de la política económica , lo dice alguien que fue el primer Secretario de Hacienda en la era moderna de México al que le tocó trabajar con un Congreso dominado por la oposición, entre 1997 y el 2000.

También habla el titular de un organismo que se dedica a hacer recomendaciones de política pública para sus 35 países miembros y un centenar de países no miembros con los que trabaja.

Gurría Treviño habla seis idiomas y cuenta con una hoja de vida curricular que coincide con los principales momentos económicos de México desde los 80. Fue negociador de la deuda externa y del TLCAN. Secretario de Hacienda y Canciller. Director de Nafin y Bancomext. Desde junio del 2006 es secretario general de la OCDE.

José Ángel Gurría es vehemente. Enfatiza las palabras más importantes de cada frase, como si quisiera marcarlas en la cabeza de quien lo escucha: Nosotros no venimos a decirle a los mexicanos qué hacer con México. Venimos a decirles qué hacen todos los países con respecto a los temas que ustedes quieren discutir para que ustedes escojan del menú de opciones lo que mejor les parezca, porque las decisiones políticas las van a tener solamente los mexicanos .

En política, destaca la importancia del Pacto por México: Por primera vez hay condiciones para acuerdos legislativos en favor de las reformas que México necesita. Cuando hay acuerdos en las cúpulas políticas, se puede definir la política económica. Primero está la política política y luego todas las demás, incluyendo la política económica .

¿Qué implicaciones tienen las recomendaciones de la OCDE para ?las políticas públicas de México?

A México nadie le impone nada, porque se ha fortalecido enormemente en materia de crédito internacional. México tiene una deuda muy baja.

Vieron ustedes la colocación de hace unos días, de 1,500 millones de dólares a 110 puntos sobre los bonos del Tesoro. Es mucho más barato de lo que contratan la mayor parte de los países europeos hoy en día. A 30 años además.

No estamos hablando de bonos a tres meses, son a 30 años, tres veces sobresuscrita la demanda. Con una llamada telefónica, el Secretario de Hacienda puede reabrir una emisión de hace cinco meses y colocar 1,500 millones de dólares. Estoy exagerando, pero no mucho. Puede negociar un crédito por 1,500 millones de dólares que en el BID o Banco Mundial nos toman como dos años, más o menos.

México está de moda, usted habló de una luna de miel. Se habla mucho de las oportunidades, pero ¿cuáles son los riesgos?

Primero, hay que disfrutar porque tenemos muchos años de no estar de moda. Entonces no hay que dejarlo pasar así como así, hay que gozarlo. Mientras dure, pero como decíamos ayer, las lunas de miel suelen ser cortas.

La expresión luna de miel la use para ilustrar el hecho de esta ola. Y son seis meses para ilustrar lo que dices tú, que quiere decir el final del sexenio pasado y el principio de éste. Empezó a cambiar un poco la cosa, eso requiere apoyos institucionales, compañías, promociones. Pero también en el terreno, si las cosas no responden, es muy fácil que alguien simplemente desautorice.

Esto de la luna de miel hay que llevárselo con cuidado. No hay nada más perecedero y más volátil que la opinión pública favorable en los medios, sobre todo en la cultura anglosajona, donde se construyen monstruos y se convierte en una invitación para que todo mundo empiece a buscar los pies de barro –from hero to zero- de un día a otro.

Entonces no es una cuestión de estar de moda en cuanto a los medios, hay que estar de moda en cuanto a los inversionistas, los banqueros, el crédito, los inventores, las universidades, el sector privado, etcétera. Como decíamos en la reunión de los embajadores, ayúdate y Dios te ayudará.

Se dice mucho últimamente que México está sobrediagnosticado y lo que ha fallado es la implementación de políticas. ¿Es correcta esta afirmación?

Eso de la sobrediagnosticación es falaz. Cuando alguien más diagnostica lo que el otro ya había diagnosticado, sirve para fortalecer nuestras convicciones. Ayuda que alguien más diga lo mismo que dijo otro hace seis meses y nos confirmen el diagnóstico. Sin embargo, hay algo de verdad en la afirmación de que hay un eslabón perdido en el equilibrio entre el diagnóstico y el avance que ha habido en la aplicación de las políticas propuestas, está muy desequilibrado porque no ha habido suficientes avances en las transformaciones estructurales.

Pero eso tiene explicación y es el hecho que desde 1997 no ha habido mayorías parlamentarias y no ha sido posible lograr unas coaliciones estables que permitan la negociación de una agenda mínima de temas fundamentales sobre los cuales estén de acuerdo todos los partidos.

Por eso la importancia enorme del Pacto por México. Es algo que puede significar un gran cambio para México. Basta ver la aritmética legislativa que tenemos ahora, 241 votos de la coalición PRI–Verde.

Son 10 votos cortos de una mayoría absoluta, que pueden conseguirse con aquellos legisladores de otros partidos que estén convencidos de los méritos de otras propuestas en cuestión.

Esto hace posible el logro de mayorías, incluso constitucionales como la que se hizo en el caso de educación.

Hay una aritmética legislativa que permite pensar en reformas, ¿con cuál empezar?, ¿qué y cómo hacerle?

Teníamos más de 40 años de no actualizar la ley laboral.

La ley de competencia tiene 10 años, pero el problema es que si no la actualizamos después de 10 años, es casi peor que no actualizar la laboral en 40 años… hay muchas cosas que son urgentes, pero no es posible que se hagan todas las reformas al mismo tiempo. Lo que uno tiene que plantear es una visión, una colección de los temas necesarios para poder avanzar.

Una vez identificado eso, se trabaja en generar un consenso en los temas a los cuales se les va a dar prioridad. Por eso es tan importante el Pacto por México. Ahorita ya están escogiendo. Se habla de la ley de responsabilidad hacendaria, de la agenda energética, de la ley de seguridad social.

Cuando hay acuerdos en las cúpulas políticas, se pueden definir la política económica, la política social o la política ambiental. La política política va antes de la política económica. Porque ésa es la base para hacer posibles todos los acuerdos.

[email protected]