La reserva internacional del Banco de México acumula la mayor disminución anual desde el 2003, tras alcanzar una caída de 20,088 millones de dólares entre el 2 de enero y el 13 de noviembre de este año.

No se ha visto un tramo de liquidación de reservas similar ni siquiera entre el 2009 y el 2011, cuando también estuvieron activos los mecanismos de subasta para estabilizar el mercado cambiario, convulso por la crisis financiera mundial.

De acuerdo con el estado de cuenta semanal del Banco de México, la reserva internacional se ubica en 173,151 millones de dólares, un nivel no visto desde octubre del 2013.

En la semana finalizada el 13 de noviembre, las reservas presentaron un disminución de 939 millones de dólares e hilaron 15 semanas de retrocesos.

Analistas internacionales de Moody’s Analytics y BlackRock advierten que el nivel de reserva sigue siendo importante.

Para el director de Estrategia para mercados emergentes en BlackRock, Gerardo Rodríguez, es normal que al caer el precio internacional del petróleo también disminuyera el ritmo de acumulación de reserva.

El Banco de México acumula reservas, principalmente, cuando compra los dólares a Pemex y al gobierno federal. En lo que va del año y hasta el 13 de noviembre, solamente ha ingresado por concepto de compras a la petrolera 2,898 millones de dólares.

No obstante, el director de la consultoría Moody’s Analytics para América Latina, Alfredo Coutiño, considera que más de 80% de la liquidación de reservas es resultado de la colocación de dólares en las subastas diarias que se ejercen como mecanismo para estabilizar el mercado cambiario.

Nada más en los últimos tres meses se han asignado 16,509 millones de dólares en las subastas diarias conforme a los mecanismos autorizados por la Comisión de Cambios.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) acaba de advertir esta semana, en las conclusiones a la revisión del artículo IV del Convenio Constitutivo para México, que las intervenciones extraordinarias que están conduciendo las autoridades financieras mexicanas para estabilizar el mercado cambiario resultan insostenibles.

Asimismo hizo un llamado a analizar si los beneficios de la intervención son equiparables al costo de ir agotando las reservas internacionales .

El especialista de Moody’s Analytics explicó que, de seguir liquidándose las reservas al ritmo que se está haciendo en las subastas diarias de dólares, sí puede ponerse en riesgo la estabilidad financiera.

Si aumenta la velocidad del drenaje que se está haciendo a la reserva con las subastas diarias, ante la primera alza de tasas de la Fed, sí se emitirá una señal de debilitamiento , advirtió.

Fue en agosto cuando se fortaleció el mecanismo de subastas de dólares al incrementar el monto diario a ofertar sin precio mínimo, desde los 52 millones de dólares que se colocaban en el primer semestre a 200 millones que comenzaron a liquidarse diariamente.

La Comisión de Cambios, integrada por el Banco de México y la Secretaría de Hacienda, decidió mantener vigentes las subastas hasta el 30 de noviembre.

El director de Estrategia para mercados emergentes en BlackRock refiere que pese a la liquidación de reservas se mantiene el colchón financiero en un monto superior a 200,000 millones de dólares.

Lo anterior, al sumar la posición en reservas que se encuentran en 173,151 millones de dólares, a los 70,000 millones disponibles en el FMI por la Línea de Crédito Flexible (LCF).

De acuerdo con el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, en las subastas se ha hecho uso del monto sustancial asegurado en materia de reservas internacionales . Se refiere a la misma LCF.

La directora de División del Hemisferio Occidental del FMI, Dora Iakova, reconoció que este producto del Fondo, la LCF, sirve para proteger las reservas.

Sin embargo, acotó que el ritmo utilizado en el último año para ayudar a mejorar las condiciones del mercado cambiario es insostenible.

Deben recordar que se debe mantener un nivel de reservas para enfrentar choques externos que pueden seguirse produciendo , aclaró.