El banco nacionalizado Bankia tratará los 23,500 millones de euros recibidos del fisco para evitar su bancarrota como una inversión que a la postre aportará beneficios al gobierno español y no un crédito, por lo que no tendrán que ser devueltos, dijo su Presidente.

En un comunicado, José Ignacio Goirigolzarri intentó calmar a los mercados después de que los medios de comunicación pidieran aclaraciones sobre sus comentarios de que no hay necesidad de devolver nada , en referencia a la inyección de capital.

Agregó: La obligación de una compañía cuando recibe capital, sea de quien sea, no es devolver dicho capital, sino ser capaz de generar valor y ofrecer rentabilidad a esa aportación .

Según Goirigolzarri, el gobierno decidirá cuando lo considere oportuno y mediante el mecanismo que desee , cuándo vender las acciones que va a tomar de Bankia al mayor precio posible con el consiguiente beneficio para los contribuyentes .

Bankia cuenta en su balance con 32,000 millones de euros en activos tóxicos, debido a los créditos morosos que otorgó al sector de la construcción antes de que estallara la burbuja del ladrillo.

El Banco de España estimó que la banca del país cuenta con unos 180,000 millones de euros en créditos morosos.

El gobierno teme ahora que rescatar a otras instituciones en apuros pueda abrumar sus finanzas cuando el país se encuentra nuevamente en recesión y el desempleo llega a casi 25%, por lo que tendría que pedir un rescate al resto de la eurozona, como ya lo hicieron Grecia, Irlanda y Portugal.

El bono soberano español a 10 años tuvo que pagar un interés de 6.29% para su venta en el mercado internacional. Hace unas semanas, Mariano Rajoy aseguraba que el sector bancario español no necesitaría más dinero del fisco.