En América Latina 63% de las personas que trabajan se encuentran en la informalidad, esto afecta a los sistemas de pensiones porque dificulta a los Estados en recaudar los aportaciones y contribuciones de los trabajadores; esta situación empeorará por la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus, mencionó la CAF.

También mencionó que los sistemas de pensiones tradicionales se diseñaron bajo el contexto de que la única fuente de trabajo era la del empleo formal. De esta manera, el empleador era el responsable de realizar las aportaciones de sus empleados.

El informe “Los sistemas de pensiones y salud en América Latina: los desafíos del envejecimiento, el cambio tecnológico y la informalidad” remarcó que una gran cantidad de trabajadores encuentra dificultades para alcanzar los requisitos de años mínimos de aportes o los montos aportados son insuficientes.

“El diseño de los sistemas de pensiones en la región debería seguir tres líneas generales(...) Primero, todos los adultos mayores deberían contar con un ingreso mínimo suficiente. Segundo, el componente contributivo de las pensiones debe estar equilibrado en términos financieros para ser sostenible. El tercer lineamiento se refiere a aspectos más específicos del diseño de las pensiones con un foco especial en los incentivos para aportar que ofrecen los distintos sistemas para aumentar la cobertura y los aportes”, agregó Pablo Sanguinetti, vicepresidente de Conocimiento de CAF.

Los sistemas de pensiones en América Latina, fracasaron

Por su parte, Santiago Levy, Investigador Principal No Residente de Economía y Desarrollo Mundial de Brookings Institution, mencionó que los sistemas de pensiones de la región fracasaron independientemente si son sistemas de reparto o de capitalización y por lo tanto de política pública. Hizo hincapié en el problema que representa la informalidad.

"Dejemos de pensar que una reforma para un sistema u otra reforma para otro sistema va a generar un sistema de pensiones que funcionará bien y pongámonos a pensar por qué hay tanta informalidad", enfatizó Levy.

México gana terreno en diversas áreas

Por su parte, Carlos Noriega Curtis, Titular de la Unidad de Seguros, Pensiones y Seguridad Social de la SHCP mencionó que después de 20 años de tener un sistema de capitalización individual, México ha podido abarcar nuevas áreas como en cobertura, informalidad y viabilidad financiera.

Mencionó en la videoconferencia que el gobierno mexicano ha logrado una Pensión Universal para los adultos mayores que tengan más de 68 años y 65 años a los adultos mayores que vivan en zonas indígenas. Este ingreso es independiente de que tengan o no una pensión del sector formal.

"La cultura de la pensión es difícil adoptar (...) hagamos una regulación que se acople al nivel de cultura e interés que puede tener la población y es responsabilidad del Estado de crear ese sistema que dé seguridad o viabilidad", finalizó Noriega Curtis.