México ha desaprovechado dos eventos temporales por el cambio de rumbo en su política económica. La Guerra Comercial que prevalece entre Estados Unidos y China y el histórico flujo de capitales que inyectaron los bancos centrales para enfrentar la crisis mundial provocada por la pandemia, coinciden economistas de Banco Base, Finamex Casa de Bolsa y Monex.

El incremento “tremendo” de los fletes marítimos desde Asia, y rumbo a aquel continente, hubiera sido un momento perfecto para que México atrajera capitales productivos e incrementar exportaciones a Estados Unidos, comentó la directora de Análisis Económico y financiero en Banco Base, Gabriela Siller.

“Pero no se está aprovechando ante el manejo de la política pública (doméstica) que sí está impactando la confianza sobre la economía mexicana y alimenta la aversión hacia México, en una especie de circulo vicioso”, precisó.

Las empresas que tenían intención de invertir y reinvertir su capital en México, seguramente se están deteniendo, observó.

Aparte, la directora de Análisis Económico de Finamex, Casa de Bolsa, Jessica Roldán, mencionó la fortaleza institucional del país como la asignatura pendiente que también está desalentando a los inversionistas.

“Hay un tema que genera dudas sobre si las instituciones financieras serán suficientemente fuertes. También está el tema de las políticas que se quieren implementar en materia energética que está contribuyendo a empeorar las perspectivas de crecimiento del país”.

Deuda del gobierno, segura

La experta de Finamex advirtió que los inversionistas buscan títulos de gobierno porque son papeles seguros y pagarán rendimientos atractivos en el tiempo, o bien, porque son inseguros y recibirán premios altos que pagan el riesgo de tenerlos.

“En el caso de México debe haber un reacomodo. Si no reúnen las características que hacían del papel mexicano un punto de atracción para las inversiones, con paso firme hacia la recuperación y crecimiento económico, las expectativas cambian y el papel se vuelve menos atractivo o exigen más prima, que compense por más riesgo tomados”.

ymorales@eleconomista.com.mx