La economía estadounidense se encuentra en una senda segura con el repunte del mercado de vivienda, creación de empleo robusta y elevado gasto del consumidor, dijo el viernes el presidente de la Reserva Federal (Fed) de Nueva York, John Williams, en los primeros comentarios públicos tras la reunión del banco central de esta semana.

“La economía se está desempeñando de la mejor manera que hayamos visto en décadas”, dijo Williams en una audiencia con estudiantes en el Community College del distrito neoyorquino de Manhattan.

Las autoridades de la Fed acordaron dejar las tasas estables, luego de haber aplicado un recorte acumulado de 75 puntos base este año. Fue la primera decisión tomada por unanimidad al interior del panel de política monetaria del banco central desde el encuentro del 30 de abril y el 1 de mayo.

La economía de Estados Unidos marcha bien y se espera que continúe de esa manera, dijo el viernes el vicepresidente de la Reserva Federal, Richard Clarida, reiterando la postura del banco central de que ha llegado a una pausa en los cambios a las tasas de interés.

“El consumidor estadounidense nunca estuvo en mejor forma”, aseguró Clarida en una entrevista con Fox Business Network. “Hacia el próximo año creo que tenemos una perspectiva favorable para la economía (...) Creo que estamos en un buen lugar”.

El miércoles 11 de diciembre, el banco central mantuvo sin cambios las tasas de interés y señaló que los costos del endeudamiento no cambiarán en el corto plazo, con la expectativa de que persista un moderado crecimiento económico y una históricamente baja tasa de desempleo en el 2020.

La Fed recortó las tasas de interés en tres ocasiones este año, en un miniciclo de expansión monetaria diseñado para apoyar la expansión económica estadounidense en medio de la desaceleración global y una caída en la inversión empresarial causadas por la guerra comercial con China.

El panorama de la Fed para el próximo año fue reforzado el viernes ante el alivio de las tensiones entre Washington y Pekín, con las dos mayores economías del mundo anunciando un acuerdo de Fase 1, que reduce algunos aranceles impuestos por Estados Unidos a cambio de un aumento en las compras de bienes agrícolas por parte de China.

“Cualquier resolución de dicha incertidumbre, asumiendo que es un buen acuerdo, obviamente es positivo para la perspectiva económica”, agregó Clarida. Sin embargo, dijo también que había una serie de riesgos que la Fed vigilará.