El Reino Unido esquivó una recesión a pesar de ver la mayor desaceleración a tasa anual en casi una década.La Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) que el crecimiento de 0.3% para el tercer trimestre señaló que la economía “se desacelera”.

Esto se debe a que la cifra de 0.3% sitúa el Producto Interno Bruto (PIB) anual en 1%, por debajo de 1.3% calculado al final del segundo trimestre. La tasa de 1% anual es la más débil desde el 2010.

Antes del referéndum del Brexit del 2016, la economía crecía en más de 2% al año.

La expansión registrada en el tercer trimestre significó que el Reino Unido evitó caer en una recesión técnica, definida por dos periodos sucesivos de declive económico.

En el periodo abril-junio, el PIB del Reino Unido registró una contracción de 0.2%, ya que las empresas lidiaron con las consecuencias de la acumulación después de que el Brexit se retrasó desde su primer plazo en marzo.

Si bien en el tercer trimestre se registró una recuperación, la economía fue ligeramente más débil que las expectativas del mercado y las últimas previsiones del Banco de Inglaterra, que apuntaban a un crecimiento de 0.4% para el periodo comprendido entre julio y septiembre.

Durante el tercer trimestre, Boris Johnson se convirtió en primer ministro, lo que alimentó las preocupaciones entre las empresas de que Gran Bretaña podría dirigirse a una salida sin acuerdo de la Unión Europea el 31 de octubre.

El Parlamento inglés obligó a Johnson a buscar un nuevo retraso para salir del bloque y finalmente se aseguró el respaldo para una nueva elección destinada a romper el estancamiento del Brexit en el Parlamento.

El panorama ha cambiado, pues este lunes se acordó una tercera prórroga para la salida de la Unión Europea, hasta el 31 de enero del 2020.

Con la campaña electoral entrando en su segunda semana, el canciller de Hacienda del Reino Unido, Sajid Javid, miembro del Partido Conservador, elogió las cifras de crecimiento como “sólidas”.

Pero su homólogo laborista John McDonnell dijo: “El hecho de que el gobierno celebre un crecimiento de 0.1% en los últimos seis meses es una señal de cuán bajas son sus esperanzas y expectativas para nuestra economía”.

Tej Parikh, economista del Instituto de Directores de Reino Unido y colaborador del Globalprism, indicó: “Evitar por poco una recesión no es nada para celebrar”.

“La economía del Reino Unido está en modo stop-start todo el año, con un crecimiento marcado por los diversos plazos del Brexit”.

Un vocero de la ONS refirió: “El PIB creció constantemente en el tercer trimestre, principalmente gracias a un mes de julio fuerte”.

Los sectores de servicios y construcción generaron crecimiento durante todo el tercer trimestre, porque fueron impulsados por las tendencias estacionales. La producción manufacturera fue plana para el periodo, al igual que la producción general, luego de la volatilidad impulsada por el Brexit en los trimestres anteriores.

“Los servicios nuevamente lideraron el camino con la construcción que también se desempeñó bien. La manufactura no creció, ya que las caídas en la mayoría de las industrias fueron compensadas por la producción de automóviles que se recuperó después de los cierres de abril”.

“El déficit comercial subyacente se redujo, principalmente debido a las crecientes exportaciones de bienes y servicios”.

“Las cifras de la ONS también mostraron que el déficit comercial del Reino Unido se redujo una vez más, cayendo de 6,400 millones a 5,000 millones de libras para el tercer trimestre, esto principalmente debido a las crecientes exportaciones de bienes y servicios”.

La tasa de crecimiento de 0.3% fue impulsada particularmente por el crecimiento reportado en julio de 0.4%, también ayudado por las sólidas cifras de fabricación respaldadas por la fortaleza del sector farmacéutico.

Impulsa industria del cine.

Por otra parte, un aumento en la producción de cine y televisión en el Reino Unido ayudó a la industria de la información y la comunicación, apoyando así su sexto periodo consecutivo de crecimiento, ya que la producción aumentó en 0.8 por ciento.

La venta al por mayor, la minorista y el comercio en la industria automotriz también vieron un incremento de 0.3% en el tercer trimestre desde 0.1% del periodo anterior.