En Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024 del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se plantea que la economía del país crezca en promedio cada año 4%, y que, en el último año del sexenio, el Producto Interno Bruto llegue hasta 6 por ciento.

“La economía deberá haber crecido para entonces más del doble que el crecimiento demográfico. De tal manera que en el 2024 el país habrá alcanzado el objetivo de crear empleos suficientes para absorber la demanda de los jóvenes que se incorporen al mercado laboral”, expone el documento en el apartado sobre el rubro económico.

Indica que, entre los principales retos que enfrentan las finanzas públicas para que sean sostenibles, están elevar los ingresos tributarios y reducir la alta informalidad que se tiene en el mercado laboral del país.

“Las finanzas públicas en México enfrentan retos estructurales importantes; en particular, la baja recaudación tributaria hace que las finanzas públicas continúen dependiendo de los ingresos petroleros”.

En el PND que fue entregado a la Cámara de Diputados, se expone que, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, México fue el país con menores ingresos tributarios como porcentaje del Producto Interno Bruto, pues al cierre del 2018 sólo representaron 13% del producto; mientras que el promedio del organismo fue de 20 por ciento.

Con dicho escenario, los ingresos tributarios representaron 60% del total de los ingresos presupuestarios del sector público, mientras que los ingresos petroleros, 19 por ciento.

“La elevada volatilidad del mercado petrolero genera riesgos para la planeación de las finanzas públicas, por imponer una mayor variabilidad en el gasto”, explica.

Destaca que la informalidad también reduce la capacidad de las finanzas públicas para llevar a cabo programas sociales e inversión en infraestructura y pone en riesgo la sostenibilidad del sistema de pensiones.

“Los altos niveles de informalidad son en parte consecuencia de los elevados costos de los trámites para abrir un negocio formal, los cuales desincentivan el cumplimiento de las normas y además propician la corrupción”.

El documento no menciona cuánto podrían elevarse los ingresos. No obstante, la tasa de informalidad en el mercado laboral pasará de 56.58% de la población a 54.67% en el 2024.

Ante ello, el gobierno propondrá mejoras a la normatividad y disciplina fiscal para establecer objetivos de mediano plazo para las finanzas públicas que provean de una mayor confianza sobre su sostenibilidad y permitan un papel más activo en la estabilización del ciclo económico.

Expone que se aumentará la recaudación tributaria a través de una mayor eficiencia recaudatoria basada en identificar y cerrar los espacios regulatorios que permiten el fraude fiscal, evasión y elusión de impuestos.

Para ello, también será importante mejorar los mecanismos de supervisión y sanciones al incumplimiento de las normas fiscales.

De igual manera, se facilitarán y simplificarán los trámites y requerimientos para el pago de impuestos, a fin de reducir el costo monetario y la carga administrativa a los contribuyentes.

“La mayor eficiencia en la recaudación proporcionará más recursos al Estado para proveer servicios públicos de calidad y reducirá la dependencia de los ingresos petroleros, asegurando la estabilidad fiscal”, refiere.

[email protected]