La depreciación del peso frente al dólar está presionando de alguna manera la trayectoria de la inflación, advierte la Junta de Gobierno del Banco de México.

Así lo muestra la tendencia al alza que ha presentado la inflación subyacente en el rubro de mercancías, observaron.

Al interior de la minuta 43 correspondiente con la reunión monetaria de mayo enfatizaron que es previsible que el promedio anual de la inflación se ubique prácticamente en 3%, pero destacan que las previsiones están sujetas a riesgos al alza ante un entorno internacional que generara una depre?ciación desordenada del tipo de cambio, y que, por tanto, ésta pudiera incidir en mayor grado sobre la inflación general .

Para uno de los integrantes de la junta, éste es el principal riesgo para la inflación, mientras que otro adujo que esta condición, incluso, podría aumentar las expectativas de inflación; asimismo mencionó que el traspaso de la depreciación cambiaria a la inflación podría provenir de efectos no lineales como los observados históricamente en otras economías ante depreciaciones significativas de sus monedas .

Otro de los miembros mencionó que además podría observarse un mayor traspaso del tipo de cambio conforme la brecha del producto se vaya cerrando gradualmente .

De esta manera, la Junta de Gobierno considera que los riesgos para la inflación pueden materializarse independientemente de los movimientos que realice la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), por lo que la política monetaria en México debe estar lista para actuar de manera oportuna y flexible para contrarrestar cualquier obstáculo que ponga en peligro la consolidación de la convergencia de la inflación al objetivo permanente de 3 por ciento .

Al respecto, en su reporte, Invex Banco menciona que desde la reunión monetaria se ha observado importante deterioro de las condiciones financieras, que se han visto exacerbadas tras una clara intención de la Fed de continuar con la normalización monetaria con más rapidez de la prevista en un inicio y que la reciente y sostenida depreciación del peso concuerda con el principal riesgo a la inflación observado por la mayoría de miembros. Por lo tanto, el grupo financiero no descarta una eventual acción para mitigar la especulación sobre el peso.

Así, consideran más probable que la respuesta inicial provenga de la Comisión de Cambios, con una intervención discrecional en el mercado cambiario. Pero no descartan que el banco central reaccione de forma más contundente, con un alza de tasas.

La próxima reunión monetaria de la Junta de Gobierno está programada para el 30 de junio.

Tasas altas aprecian monedas

Según lo recogido por la minuta, las divisas que han tenido un mayor diferencial de tasas de interés respecto de países desarrollados exhibieron las apreciaciones más relevantes frente al dólar .

Admiten también que se presentaron flujos moderados de entrada por parte de inversionistas extranjeros hacia mercados emergentes y que, en el caso de México, continuó la preferencia por instrumentos de más largo plazo.

La minuta corresponde a la reunión sostenida por la Junta de Gobierno el pasado 5 de mayo y se desconocía el contexto de la discusión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Fed, donde reconocieron la probabilidad de subir la tasa en junio.

Analistas de Finamex Casa de Bolsa anticipan un alza de tasas de México de 25 puntos para junio, incluso si la Fed no mueve la tasa. En caso de que el FOMC decida subir su tasa en un cuarto de punto en la reunión del 14 y 15 de junio, prevén que Banxico la elevará en 50 puntos.