Acapulco, Gro. El tema del coronavirus y su impacto en la economía ha imperado en la Convención Bancaria de este año, ello, luego de que se ha agudizado el problema a nivel mundial.

La banca mexicana, con base en experiencias pasadas de crisis, se dice lista para hacer frente a lo que venga derivado de esta situación.

En conferencia, Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), recordó que en el 2008 la crisis del sector financiero fue profunda, y afectó a países muy importantes como Estados Unidos y varios de Europa, además de Japón.

Pero destacó que en México la banca tenía una posición sólida, y pudo transitar el 2009 y 2010, años muy complejos, sin tener ningún sobresalto ni problemas de calidad de cartera, rentabilidad o liquidez.

“Nosotros vemos la situación actual de manera muy similar. La capacidad de la banca para hacer frente a esto nos da una oportunidad de hacer lo que hacemos todos los días”, dijo.

El presidente de la ABM explicó que la banca es un negocio de administración de riesgos. “Todos los días vemos los riesgos de crédito, de mercado, de liquidez, riesgo jurídico, riesgo operacional, riesgo reputacional. Todos los días vemos eso”.

Detalló que la forma de manejar esto es acercándose a los clientes y manteniendo un diálogo sólido, abierto y sobre todo para anticiparse.

“Vemos las condiciones crédito por crédito de las personas físicas y morales, su situación de liquidez, el entorno en el que viven, de su industria, de sus proveedores y de sus clientes, aunado a lo que pasa en la economía en conjunto en el país y en los mercados internacionales”, enfatizó.

Sin embargo, Luis Niño comentó que temas como el tipo de cambio por arriba de 22 pesos por dólar, justamente por el tema del coronavirus, refleja lo que está pasando en el mundo.

“Esto viene detrás de una actividad económica y sobre todo de comercio internacional en China muy disminuido porque han cerrado los puertos y fábricas”.

Agregó que la banca seguirá haciendo lo que siempre hace, prestar y captar dinero, así como llevar el movimiento del dinero a través de los medios de pago. No obstante, aclaró que el impacto económico del coronavirus aún no lo tienen.

Lo que sí, es que sí podría haber un efecto en México, sobre todo para las industrias hoteleras y de alimentos, dijo. “¿Va a tener un impacto en el comercio? Probablemente. Particularmente en los productos del mercado de oriente que son relevantes en México. Japón, China y Corea son comercios relevantes”.

Perspectivas irán moviéndose

Manuel Romo, vicepresidente de la ABM, detalló por su parte que, dado que es un problema que se está moviendo de forma continua, las perspectivas para la economía se están moviendo.

Raúl Martínez Ostos, vicepresidente de la ABM, destacó que en la Comisión de Cambios harán todo para continuar dando liquidez en los momentos difíciles.

Actuar con moderación

Enrique Zorrilla, vicepresidente de la ABM, mencionó que se viven momentos de incertidumbre que hacen perder un poco la perspectiva de mediano y largo plazos, pero exhortó a la ciudadanía a tener moderación y a que no se genere una sensación de pánico.

“Ante todo diría serenidad, moderación, evaluación con la cabeza fría, y en ese sentido sí reiterarles algo que nos pasó en años anteriores y se confirma ahora, que la banca está más que preparada y lista para acercarse en lo individual con cada uno de los clientes que eventualmente pudieran tener dudas, inquietudes, necesidades de asesoría, ya no digamos de crédito”, dijo.

Agregó: “Creemos que como instituciones, como sector, el sector financiero está particularmente preparado en ese contexto para, justamente, dialogar con los clientes y en ese sentido ayudarlos a definir las expectativas y los tiempos hacia adelante”.

Julio Carranza, también vicepresidente de la asociación, refirió que, ante un escenario de tasas más bajas, la población tiene acceso al crédito, y que en caso de que el problema se agrave en el país los usuarios de la banca tienen las opciones digitales.

valores@eleconomista.mx