Los bancos en Francia se mantienen sólidos ante la volatilidad, precisó el gobernador del banco central francés, Francois Villeroy de Galhau, al semanario alemán WirtschaftsWoche.

Desde la crisis del 2008 y la creación de la unión de bancos en el 2013, hemos dado grandes pasos para poner el sistema bancario sobre pilares sólidos. Los bancos franceses mantuvieron en el 2015 una solvencia al doble de lo que registraron en el 2007 , explicó.

Reiteró que no le preocupan los resultados de las pruebas de solvencia bancarias que serán divulgados hoy por el Banco Central Europeo (BCE).

Villeroy, que participa también en el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, dijo que no estaba preocupado porque los problemas de los bancos italianos puedan contagiarse a Francia, pero que esperaba una rápida solución en cooperación con el BCE.

Ante la pregunta de por qué basar las pruebas de estrés del BCE en un escenario de bajas tasas de interés, Villeroy respondió que ése es el escenario más probable en el corto y mediano plazo.

No obstante, comentó que estas pruebas son similares a las que se hacen en el Reino Unido o en Estados Unidos, con el mismo rigor .

El economista defendió la política del BCE de mantener bajas tasas de interés, argumentando que a través de esto se ha mantenido la estabilidad en el sistema bancario de la Unión Europea.

El riesgo que deben asumir ahora los bancos se ha reducido drásticamente , explicó.

Si nos fijamos en el panorama general, el balance de los bancos europeos en el 2015 es positivo. Por supuesto, la rentabilidad se resiente cuando las tasas de interés negativo persisten. Sin embargo, debemos mirar el cuadro completo y no sólo un pequeño rincón , concluyó.