La actividad fabril de China se expandió en febrero a un ritmo más lento que el mes previo, alcanzando el punto más bajo desde mayo pasado e incumpliendo las expectativas del mercado después de las breves interrupciones a principios de año.

El índice oficial de gerentes de compras de manufactura (PMI) cayó a 50.6 desde 51.3 en enero, según mostraron los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS, por su sigla en inglés) el domingo, permaneciendo por encima de la marca de 50 puntos que separa el crecimiento de la contracción.

Los analistas esperaban que se redujera a 51.1.

La actividad de las fábricas chinas normalmente permanece inactiva durante las vacaciones del año nuevo chino cuando los trabajadores regresan a sus ciudades de origen. Este año, el gobierno hizo un llamado a los trabajadores para que se mantuvieran en sus ciudades y evitaran así la propagación del Covid-19.

En general, la recuperación económica de China se ha acelerado debido a las sólidas exportaciones, la demanda contenida y el estímulo gubernamental.

El PMI oficial, que se centra principalmente en empresas grandes y estatales, mostró que el subíndice para nuevos pedidos de exportación fue de 48.8 en febrero en comparación con 50.2 en enero, volviendo a la zona de contracción después de meses impulsados por la demanda extranjera.

Un subíndice de actividad entre las pequeñas empresas se situó en 48.3 en febrero frente a 49.4 de un mes antes. Las empresas más pequeñas se vieron más afectadas por los efectos estacionales del Año Nuevo chino, dijo Zhao Qinghe, un funcionario de la NBS tras la publicación de los datos.

Los precios en las fábricas de China subieron a tasa interanual en enero por primera vez en un año, ya que durante meses de fuerte crecimiento de las manufacturas hicieron subir los costos de las materias primas.

China logró un crecimiento económico de 2.3% el año pasado.