La actividad empresarial en la zona del euro está registrando en marzo la mayor caída desde que se comenzaron a recopilar datos comparables con julio de 1998, de acuerdo con el indicador adelantado que publicó IHS Markit. En marzo, se observaron problemas generalizados para la actividad comercial provocados por las medidas cada vez más estrictas para contener el contagio del brote del coronavirus.

La caída de actividad ha sido peor para el sector servicios, principalmente en los sectores orientados al consumidor como el de los viajes, el de turismo y el de restaurantes.

El flash del índice PMI compuesto para la zona euro se desplomó en marzo a 31.4 puntos desde 51.6 puntos registrados en febrero, un nivel sin precedentes.

Hasta ahora el mínimo histórico era de 36.2 puntos, y se registró en febrero del 2009, en lo peor de la crisis financiera mundial.

El índice PMI de marzo apunta a una caída del PIB de la eurozona del primer trimestre de alrededor de 2%, con la previsión de que pueda intensificarse más, “puesto que es probable que se adopten políticas aún más severas para hacer frente al virus en los próximos meses”.

Actividad se desploma

El desplome de la actividad en Francia ha sido particularmente notable en el sector servicios, cuyo índice PMI sectorial ha caído en marzo hasta los 29 puntos, el nivel más bajo de toda la serie histórica,y desde los 52.6 de febrero, cuando la actividad aún se estaba expandiendo.

Por su parte, el índice PMI manufacturero de Francia se ha situado en marzo en 42.9 puntos, frente a los 49.7 de febrero, su peor lectura de los últimos 86 meses. El dato de producción de las fábricas galas ha caído en marzo a 35.6 puntos desde los 49 del mes anterior, lo que supone su mayor deterioro de los últimos 11 años, coincidiendo con la Gran Recesión.

Por su parte, la actividad del sector privado de Alemania ha caído en marzo hasta niveles correspondientes a la crisis financiera del 2009 como consecuencia del impacto del brote de coronavirus y de las medidas de contención implementadas, con un desplome histórico del sector servicios, mientras que las manufacturas germanas agravaron su contracción, según refleja el dato preliminar del índice compuesto de gestores de compras, que se ha situado en 37.2 puntos, frente a los 50.7 de febrero, lo que supone su peor lectura en 11 años y aboca a la locomotora europea a la recesión, con una contracción del PIB que podría alcanzar 2% en el trimestre, según IHS Markit.

El mundo se moviliza

Unión Europea

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) volvieron a reunirse el martes, a través de un encuentro virtual.

Sobre la mesa pusieron varias posibles medidas, entre ellas, que el MEDE conceda líneas de crédito preventivas, sujetas a ciertas condiciones. Los países podrían recibir fondos equivalentes a hasta 2% de su PIB. La ventaja es que esto permitiría al BCE comprar sin límite deuda soberana de los países.

Alemania

Peter Altmaier, ministro alemán de Economía, indicó que el gobierno volverá a su política de ahorro una vez que la crisis del coronavirus termine. Alemania acordó el lunes un paquete de hasta 750,000 millones de euros (812,250 millones de dólares), para mitigar los daños del brote viral en la mayor economía de Europa. Además, Berlín pretende asumir nuevas deudas por primera vez desde el 2013.