La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) descartó que el gobierno mexicano haya realizado una nueva emisión de deuda por 10,000 millones de dólares, tal como dio a conocer por la mañana del martes el servicio de información financiera, IFR de Thomson Reuters.

Sin dar detalles, la agencia de noticias comunicó que México registró ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés) una emisión de deuda por hasta 10,000 millones de dólares y que los recursos procedentes de ésta“serían usados para propósitos generales del gobierno, incluyendo el refinanciamiento, recompra o retiro de endeudamiento local o externo”.

Sin embargo, la SHCP rechazó que el documento enviado a la SEC se trate de una nueva emisión de deuda y que lo que se registró fue la actualización de los United Mexican States Bonds (UMS), que son valores emitidos o respaldados por el gobierno federal denominados en dólares. Hacienda es la que administra estos bonos sin la participación del Banco de México (Banxico).

“La declaración de registro de México, presentada ante la Comisión de Bolsa y Valores, sólo está actualizando la capacidad de emitir valores para el mercado de inversionistas estadounidenses y no implica ninguna oferta de valores de UMS”, expuso en una breve nota aclaratoria.

Lo anterior lo hizo ante el hecho de que México ya había colocado bonos en dólares, euros y yenes a lo largo de este año, con ellos había cubierto el límite de financiamiento externo que se le aprobó en la Cámara de Diputados.

Adicionalmente la SHCP comentó que el registro es un  tema regulatorio.  Lo que hacemos ante la SEC es inscribir nuestro programa de colocaciones.

Colocaciones de deuda en el 2018

De acuerdo con el Plan Anual de Financiamiento del 2018 que publica Hacienda, el techo de endeudamiento externo aprobado en la Ley de Ingresos de la Federación para este año es de 5,500 millones de dólares.

“La estrategia de endeudamiento externo para el siguiente año contemplará llevar a cabo operaciones de manejo de pasivos enfocadas en reducir el costo financiero, fortalecer la estructura del portafolio de deuda pública y reducir el riesgo de refinanciamiento en los próximos años”, expone en el documento.

En el primer bimestre del 2018, el gobierno colocó 3,200 millones de dólares y después 1,500 millones de euros, que representaron alrededor de 1,800 millones de dólares, con lo que casi se completan 5,500 millones de dólares aprobados para el endeudamiento externo del 2018.

La última emisión de deuda que hizo el gobierno mexicano en mercados internacionales fue en abril pasado, al colocar cuatro bonos por 135,000 millones de yenes (que representan alrededor de 1,260 millones de dólares).

Al respecto, Juan Pablo Newman, quien se desempeña como titular de la unidad de crédito público de Hacienda, comentó que se aprovecharon las condiciones de los mercados financieros para emitir deuda que se destinará para el financiamiento del 2019.

“Esta transacción abona las necesidades de financiamiento del 2019, pues a inicios de enero se colocaron bonos en dólares y euros con lo que se completaron las necesidades de financiamiento externo del 2018”, explicó en su momento a El Economista.

Newman no descartó que, a lo largo del año, el gobierno federal vuelva a emitir deuda externa, ya que podrían seguir aprovechando las bajas tasas en los mercados internacionales: “constantemente estamos revisando las condiciones de los mercados financieros para ver si le conviene al país conseguir financiamiento más barato”.

[email protected]