La Reserva Federal (Fed) subió este miércoles su tasa de interés de referencia, una medida ya anticipada, pero de todas formas marcó un hito al distanciarse de la política monetaria que usó para combatir la crisis financiera y la recesión del 2007-2009.

La Fed, que elevó su tasa de referencia interbancaria un cuarto de punto porcentual a un rango de entre 1.75% y 2%, retiró su compromiso de mantener las tasas lo suficientemente bajas como para estimular la economía durante un tiempo y señaló que toleraría una inflación sobre su objetivo al menos hasta 2020.

El banco central ha aumentado las tasas siete veces desde finales de 2015 gracias a la expansión continua de la economía y al sólido crecimiento del empleo, lo que dejó obsoleta la redacción de sus anteriores comunicados de política monetaria. Es la segunda ocasión este año que aumenta su tasa.

Además, esperan otros tres incrementos del costo del dinero el año próximo, sin cambios frente a sus expectativas previas.

"El mercado laboral se ha seguido fortaleciendo (...) la actividad económica ha crecido a un ritmo sólido", dijo el comité de la Fed que fija las tasas, en un comunicado unánime después de dos días de reunión. "El gasto de los hogares ha repuntado, mientras que la inversión fija de las empresas ha seguido creciendo con fuerza", añadió la Fed.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, tiene programada una conferencia de prensa a las 18:30 GMT.

La tasa de política monetaria de corto plazo de la Fed, una referencia para el costo de endeudamiento, ahora es más o menos igual a la tasa de inflación, un cambio significativo en los esfuerzos del banco central de Estados Unidos para devolver la política monetaria a un nivel normal.

La Fed también elevó este miércoles sus previsiones de crecimiento e inflación de la economía estadounidense para este año, al tiempo que dejó sin cambios las de 2019.

Prevé ahora un crecimiento de 2.8% en 2018, o 0.1 puntos porcentuales más que lo estimado en marzo, pero continúa anticipando un crecimiento de 2.4% para el año próximo. En cuanto a la inflación, el banco central estadounidense prevé una aceleración a 2.1% este año contra el 1.9% estimado en marzo. La inflación debería mantenerse en ese nivel en 2019.

(Con información de Reuters y AFP)