Reino Unido, España, Francia y México lideran el desplome del PIB del segundo trimestre entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Inmersos en la inédita caída del PIB mundial, consecuencia del cierre de actividades para limitar la velocidad del contagio por Covid-19, la economía que registró la caída más profunda entre marzo y junio, de -20.4%, fue Reino Unido.

Destacan también por su agudo desplome, España con un PIB de -18.5% y México, con una recesión de 17.1 por ciento (el método de medición de la OCDE es diferente al del gobierno de México).

El conjunto de los países OCDE registró una caída sin precedentes, de 9.8% en el segundo trimestre, el del llamado Gran Confinamiento. Para darse una idea del tamaño del desplome, basta compararle con el descenso de 2.3% observado también en conjunto en el histórico primer trimestre del 2009, en pleno pico de la crisis financiera mundial.

“Se trata de la mayor caída experimentada por los miembros de la OCDE”, subrayan expertos de la entidad en un comunicado.

El derrumbe del PIB del segundo trimestre es el segundo consecutivo, tras la caída de 1.8% observada en los primeros tres meses del año, lo que confirma una recesión técnica del grupo de países, conforme la métrica internacional. Así el 2020 se convierte en la segunda recesión técnica de los países OCDE, desde la crisis financiera del 2008-2009.

Apertura económica amplifica choque

De acuerdo con el economista en Jefe para México y Colombia en BNP Paribás, Joel Virgen, si bien el apagón del switch económico por el Covid 19, fue mundial, se amplificó en México, Reino Unido y España por características propias que les hicieron estar mal parados para recibir el choque.

“Claramente mientras más abierta sea la economía, los choques globales son amplificados. Además, México y España presentan una altísima exposición al turismo que cerró por completo por cuestiones sanitarias. Por tanto, estaban más expuestos y al choque global”, precisó.

El caso de México merece mención aparte por la debilidad que traía la economía de 18 meses atrás y que hacen que el país reciba el choque con una actividad económica estancada, aseveró.

Mientras Reino Unido venía debilitado por asuntos internos políticos, derivados de su salida de la Unión Europea. Los tres, han sido particularmente afectados por la pandemia, lo que terminó por reflejarse en su situación económica.

Para el estratega, otro determinante en el caso de México para profundizar la caída de la actividad, es que el espacio de reacción para una estrategia fiscal contracíclica, era más reducido.

De acuerdo con la información de la OCDE, en el segundo trimestre el PIB de Estados Unidos registró una caída de 9.5%, después de haber retrocedido 1.3% en los tres primeros meses del  año, mientras que en la  Zona Euro la economía experimentó una contracción de 12.1%, tras la contracción de 3.6% registrada en el primer trimestre del año.

ymorales@eleconomista.com.mx