Una vez discutidos los cambios a la Ley Federal del Trabajo, la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), que dirige Sergio Cervantes, propone que se entre de lleno en la discusión de una reforma hacendaria que haga más atractiva la formalidad, con incentivos de transferencia desde la informalidad, reduzca tasas impositivas y simplifique para crecer el número de contribuyentes.

El sistema tributario en nuestro país no responde a las necesidades de promoción de ahorro inversión y crecimiento de la economía, es complejo e ineficaz, no ha logrado la manera de eliminar la evasión y la elusión fiscal ni ha logrado integrar la economía informal , sostiene el organismo privado.

En su análisis semanal, los industriales plantean crecer económicamente, como principal premisa, a través de incentivar el ahorro en el país y la reinversión de utilidades en las empresas, ya que son aspectos fundamentales para la expansión del aparato productivo y la generación de empleos, sobre bases sanas y de largo plazo, incentivando la transferencia de la economía informal a la formal.

La experiencia internacional y nacional ha demostrado que, con tasas impositivas bajas, se restituye el poder de compra de la población, se incrementa la actividad económica y por ende la recaudación impositiva.

Como segundo aspecto de la reforma, urge fortalecer la seguridad jurídica con disposiciones claras, precisas y sencillas que eviten la discrecionalidad en materia penal y la interpretación subjetiva.

Es necesario trabajar sobre la base de la confianza mutua entre autoridades y contribuyentes. Evitando el chantaje y la corrupción de los funcionarios , destacan los industriales.

En cuanto al tema de la simplificación y equilibrio, la Canacintra considera la necesidad de una simplificación radical de todos los trámites relacionados con asuntos fiscales y eliminar la complejidad que tienen.

lgonzalez@eleconomista.com.mx