La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y el Banco de México (Banxico) mantendrán sin cambio la tasa de interés de referencia esta semana, en atención al ritmo que mantiene la actividad económica ante los riesgos de choques externos, concuerdan analistas de JPMorgan, Goldman Sachs y Pantheon Macroeconomics.

La pausa en el camino a la normalización por parte del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por su sigla en inglés), restará presiones a la economía de aquel país, que enfrenta riesgos de choques negativos, resultado de la situación comercial, advierten estrategas de JPMorgan.

De acertar, el comunicado del miércoles, en el que el FOMC divulgará su decisión, dejará la tasa de fondeo de Estados Unidos entre 1.75 y 2%, y endurecerá el tono para dirigir la atención hacia un incremento en la reunión de septiembre, prevén.

Los estrategas de Pantheon Macroeconomics consideran que los miembros del comité, que son quienes deciden el tono de la política monetaria en Estados Unidos (EU) y el nivel de las tasas, “no mantendrán indefinidamente la idea de que los riesgos están balanceados”, pues la presión arancelaria y las contraofensivas comerciales terminarán por restar ímpetu a la actividad económica de Estados Unidos. La factura se cobrará en el ritmo de la normalización de tasas.

Agregan que las siete alzas de tasas que ha dirigido el FOMC desde diciembre del 2015, se han impulsado en reuniones donde está programada una conferencia de prensa de parte del presidente de la Fed.

Sólo hay cuatro agendadas por año, y la de agosto es una de las otras cuatro que no serán sostenidas por una argumentación personal del presidente de la Fed, lo que se suma al descarte de una nueva alza.

La de septiembre, programada para llevarse a cabo el 25 y 26 de dicho mes, sí tiene en la agenda una reunión entre el presidente del banco central estadounidense, Jerome Powell, y la prensa.

Banxico, con viento a favor

En tanto, la decisión del Banco de México, programada para el jueves 2 de agosto, dejará la tasa en 7.75% donde se encuentra ahora, concuerdan los estrategas.

La decisión estará sustentada en la menor presión que ejerce un tipo de cambio por debajo de 19 pesos, la estabilidad del mercado ante el resultado electoral que dio el triunfo a Andrés Manuel López Obrador y el amplio diferencial de tasas respecto de las que gestiona la Fed, agrega aparte Alberto Ramos, economista de Goldman Sachs.

Consigna que a pesar de que la inflación está ubicándose por arriba de las expectativas por segunda quincena consecutiva, Banxico se mantendrá “conservador y prudente”, pues las amenazas sobre el tipo de cambio se han mesurado con la reacción al triunfo de López Obrador.

Decisión pendiente en cinco bancos

En la semana, otros cinco bancos centrales divulgarán su decisión monetaria, dos de ellos son de relevancia sistémica como la Fed. Se trata del Banco de Japón y el Banco de Inglaterra.

En su Observatorio a la banca central, JPMorgan anticipa que sólo tres de los siete bancos que tienen programado anuncio monetario en esta semana subirán la tasa.

Se trata del Banco de Inglaterra, que la subiría a 0.75%, y el de República Checa, que la podría ubicar en 1.75%; ambos definirán el 2 de agosto.

Completa el trío alcista el banco central de India, cuyo anuncio está programado para el miércoles, y anticipan que subirá la tasa a 6.50 por ciento.

Los otros dos que se mantendrán en pausa, como Banxico y la Fed, son el Banco Central de Brasil, cuya tasa se encuentra en 6.50% y se mantendrá ahí el 1 de agosto, y el de Japón, cuyo anuncio se divulgará hoy martes, para mantenerla en un histórico negativo en 0.10 puntos, donde está desde el 2016.

ymorales@eleconomista.com.mx