La Reserva Federal (Fed) está preparada para asumir un enfoque paciente en las decisiones de política monetaria de este año, debido a que hay un buen impulso económico en Estados Unidos, así como una desaceleración en el exterior, dijo el vicepresidente de la Fed, Richard Clarida.

“Podemos darnos el lujo de ser pacientes en el 2019. Hay un buen impulso”, declaró Clarida a Fox Business Network, agregando que los miembros del banco central estadounidense decidirán sobre las tasas de interés reunión a reunión en los próximos meses.

Las declaraciones de Clarida se sumarían a las realizadas por Powell hace unos días durante una conferencia de prensa ofrecida en Washington, en la que expresó que el banco central estadounidense puede ser paciente y flexible a la hora de seguir subiendo los tipos de interés.

“Especialmente porque la inflación es baja y está bajo control, tenemos la capacidad de ser pacientes y observar con paciencia y cuidado, a medida que averiguamos cuál de estas dos narraciones será la del 2019”, aseguró.

Al mismo tiempo, Powell indicó que “la principal preocupación es la ralentización global”, al citar los casos de la zona euro y China, a la vez que destacó la solidez de la economía estadounidense.

Por otra parte, el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, destacó la semana pasada que sólo ve un incremento en las tasas durante el 2019.

“Soy partidario de un movimiento para el 2019”, sostuvo Bostic. Aunque el crecimiento económico de Estados Unidos sorprendió positivamente en el 2018 y motivó a la Fed a elevar las tasas en cuatro oportunidades, Bostic refirió que sus contactos en el ámbito empresarial indican una menor confianza en los próximos meses, ya que se han formado algunas nubes en el exterior.

“Las nubes, el nerviosismo, me han llevado a un lugar donde quiero asegurarme de que no actuemos muy agresivamente”, agregó Bostic durante un evento en el Rotary Club de Atlanta.