El presidente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Ben Bernanke, rompió ayer con una tradición de casi 100 años y por primera vez en la historia de la Fed ofreció una rueda de prensa para explicar la decisión adoptada previamente por el Comité Federal de Mercado Abierto de mantener sin cambios las tasas de interés en el rango mínimo de entre 0 y 0.25% en el que están desde diciembre del 2008.

A través de un comunicado, la Fed dijo que las tasas de interés se mantendrán bajas por un periodo prolongado y que en junio concluirá su programa de compra de bonos del Tesoro por 600,000 millones de dólares.

Tras concluir su reunión de dos días, la Fed confirmó que busca mantener su programa de compra de bonos, pero no ofreció indicios de sus planes luego de esa fecha.

Pese a los vientos en contra, la Fed consideró que la recuperación de la economía avanzaba a un ritmo moderado , con pocos riesgos de que eche raíces un ambiente inflacionario.

En la conferencia de prensa posterior, Ben Bernanke afirmó que había un poco menos de impulso en la economía y proyectó un número relativamente débil, quizás bajo 2% del crecimiento de la producción en los primeros tres meses del año.

MENOS CRECIMIENTO

La Fed bajó su estimación de crecimiento para el 2011 a un rango de entre 3.1 y 3.3%, desde una previsión de 3.4 a 3.9% entregada en enero.

También disminuyó su pronóstico para el desempleo, pero aseguró que se mantendría alto en su horizonte de pronóstico de tres años.

La Fed también elevó su estimación de inflación para el 2011 a un rango de 2.1 a 2.8%, en especial por el alza en los precios del petróleo.

FUERTES CUESTIONAMIENTOS

Nervioso, Bernanke enfrentó fuertes cuestionamientos de los periodistas, incluyendo el tema de la caída del valor del dólar, de lo que se culpa en parte a la Fed a causa de sus grandes esfuerzos por ampliar la capacidad crediticia.

Aunque se refirió a la política de divisas como un asunto del Departamento del Tesoro, Bernanke sostuvo que un dólar fuerte y estable era de interés para el país y el mundo.

La Reserva Federal cree que un dólar fuerte y estable es bueno para los intereses de Estados Unidos y los intereses de la economía global. En nuestro punto de vista, si hacemos lo que se necesita para alcanzar nuestro mandato dual para estabilidad de precios y máximo empleo, también se generarán los fundamentos que ayudarán al dólar en el mediano plazo , declaró.

La Fed reiteró su confianza en que el aumento de precios del petróleo y de otras materias primas sería transitorio, sin generar una fuerte inflación.

La inflación ha crecido en meses recientes, pero las expectativas a largo plazo se mantienen estables y las mediciones de la inflación subyacente están aún contenidas , expuso la Fed. Paralelamente, los futuros de las tasas de interés mostraron que los operadores seguían apostando a que la Fed no subiría sus tasas hasta el 2012.

PARA NO OLVIDAR

La Fed recortó las tasas de interés a cerca de cero en diciembre del 2008 y compró 1.4 billones de dólares en valores a largo plazo para sacar a la economía de la recesión y apuntalar su recuperación. Cuando ésta se desplomó en el 2010, lanzó otra ronda de compra de bonos de largo plazo por 600,000 millones de dólares.

Este plan de compra de bonos chocó con fuertes críticas; incluso miembros de la Fed manifestaron preocupaciones de que podría incubar inflación.

La próxima cita del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal será a mediados de junio; la siguiente a principios de agosto.