Las tasas de interés de Estados Unidos están en un buen lugar por el momento, pero los responsables están preparados para cambiar de dirección si la economía lo necesita, dijo el jueves el segundo al mando de la Reserva Federal (Fed).

La política monetaria está en un “buen lugar”, después de tres recortes de tasas de interés el año pasado, y continuará apoyando el crecimiento, dijo en un discurso el vicepresidente de la Fed, Richard Clarida.

Pero, si las perspectivas económicas cambian, “responderemos en consecuencia”.

Las declaraciones de Clarida en el centro de análisis Council on Foreign Relations, con sede en Nueva York, hacen eco de las declaraciones del jefe de la Fed, Jerome Powell, en diciembre, después de la reunión final del 2019.

El banco central se vio forzado a replantearse sus decisiones, para imprimir cierto estímulo a la economía recortando la tasa de interés de referencia, después de nueve aumentos consecutivos desde el 2015 a medida que Estados Unidos se recuperaba de la crisis financiera del 2008.

“El giro en la postura de la política monetaria que emprendimos en el 2019 fue oportuno, brindó apoyo a la economía y ayudó a mantener el rumbo de las perspectivas de Estados Unidos”, dijo Clarida. Pero enfatizó que esta política “no tiene un curso preestablecido”.

“Por supuesto, si surgen novedades que en el futuro nos hagan revaluar nuestra perspectiva, responderemos en consecuencia”.

La Fed continúa esperando que la economía crezca a un ritmo modesto con una inflación por debajo, pero acercándose a la meta de 2%, incluso mientras los mercados laborales se mantienen fuertes con el desempleo en un mínimo de 50 años.

Tasas, en pausa: Fed de Mineápolis

El jefe de la Reserva Federal de Mineápolis, Neel Kashkari, dijo el jueves que los recortes de las tasas de interés de la Fed hechos el año pasado ayudaron a reducir los riesgos de una recesión ligados a una débil inversión empresarial y tensiones geopolíticas, y espera que el costo del crédito se mantenga en el futuro previsible.

Una mejoría en las tensiones comerciales y progresos en las negociaciones arancelarias con China podrían incrementar el optimismo y alentar la inversión de las empresas, afirmó Kashkari en una entrevista con Fox Business.

“Podemos decir en este momento que las tensiones comerciales con China no parecen estar aumentando y eso es positivo. Creo que eso se puede traducir en más inversión empresarial”, afirmó.