Un entorno de bajas tasas de interés impone límites a lo que la Reserva Federal (Fed) puede lograr con la política monetaria, por lo que es importante que reduzca los réditos “de manera proactiva”, dijo el presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans.

Evans aseguró que, cuando la inflación es baja, proporcionar “demasiada relajación” puede ayudar al banco central de Estados Unidos a alcanzar antes su objetivo de crecimiento de los precios.

Por el contrario, no actuar con la suficiente fuerza puede hacer que las expectativas de inflación se mantengan ancladas en niveles bajos.

“Desde mi punto de vista, estas diferencias significan que podemos excedernos en proporcionar un relajamiento lo suficientemente agresivo para que la inflación suba con cierto impulso”, afirmó Evans en declaraciones preparadas para un evento.

En comentarios a una audiencia de políticos locales y líderes empresariales, Evans hizo hincapié en la importancia de responder rápidamente a los riesgos a la baja, alegando que la Fed podría aumentar las tasas de interés más adelante si es necesario, como lo han anticipado algunos especialistas.