Detrás de la decisión que llevó al Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) de la Reserva Federal (Fed) a recortar la tasa de referencia por primera vez desde la crisis del 2008, hubo una profunda división de opiniones entre los ocho miembros que votaron a favor de bajar el rédito, consignan las minutas del anuncio monetario de julio.

Entre esa mayoría de los funcionarios que lograron cambiar el rumbo de la política monetaria, un par de ellos hizo constar que preferían un recorte inmediato de 50 puntos base (pb), señalando la necesidad de una señal más estricta contra la inflación que se mantiene persistentemente baja.

Varios de los funcionarios involucrados en la decisión argumentaron que el recorte de 25 puntos base “es parte de una recalibración de la tendencia en la política monetaria”.

Además, revelan que varios funcionarios argumentaron a favor de mantener las tasas estables, “considerando que la economía real y los indicadores, continúan mostrando un sólido avance”.

Como se recordará, el 31 de julio el FOMC bajó la tasa en 25 puntos base, para ubicarla en un rango de 2.00 a 2.25%, con el voto a favor de 8 de los 10 miembros que integran el comité, y con dos abstenciones, de los presidentes de la Fed de Kansas City, Esther George, y de la Fed de Boston, Eric Rosengren.

Comercio internacional

La incertidumbre que ha generado el comercio internacional es uno de los motores más importantes para el recorte de tasas que aplicó la Fed en julio, el primero realizado desde la crisis financiera del 2008, revelaron las minutas de su quinto anuncio monetario del año.

Explican que el efecto de esta incertidumbre comercial sobre la desaceleración de la economía fue otro determinante de la acción, pero no otorgan una proporción explícita al peso de cada uno de los impulsores de esta decisión.

El contenido de aquella histórica discusión, que motivó al primer recorte de tasas en más de una década, se conoce a dos días de que el presidente de la Fed, Jerome Powell, participe en la reunión anual de banqueros centrales de Jackson Hole, programada para este viernes 23 de agosto.

Es una cita por demás esperada entre los participantes del mercado, pues ahí el banquero central de la Fed suele dar anuncios tan relevantes como el inicio del estímulo monetario histórico, el quantitative easing, en el 2010; el inicio del retiro de estímulos del 2013, y la desarticulación de los programas de alivio monetario que anunció la expresidenta del banco central, Janet Yellen.

Estrategas de Ve por Más destacaron que tras las minutas la cotización del dólar subió a 19.71 pesos y el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó hasta 1.56%, indicando una probabilidad implícita de un recorte de 25 puntos base en la tasa de interés para septiembre, otorgando una posibilidad de 100 por ciento.