Kristalina Georgieva, directora general del Banco Mundial, aceptó la nominación de la Unión Europea para participar en el proceso de selección del director gerente número 12 del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En su cuenta oficial de Twitter, explicó que ya solicitó un permiso administrativo a la Oficina de Ética del Banco Mundial para renunciar a su responsabilidad en el organismo durante el tiempo de la campaña.

Se refiere al tiempo que correrá entre la nominación oficial que realizarán los representantes de la Unión Europea en el FMI ante el Directorio Ejecutivo del Fondo y la selección, que según el órgano rector, se completará el 4 de octubre.

Sin embargo, un par de obstáculos deben librarse antes de presumir su victoria. Primero, la funcionaria tendrá 66 años de edad el día de la votación y el convenio Constitutivo del FMI, Artículo XII, es muy claro al advertir que el cargo de director gerente debe ser ocupado por un funcionario con una edad máxima de 65 años. Esto significa que los estados que nominarán a la funcionaria de Bulgaria tendrán que promover antes una reforma para modificar los estatutos.

De acuerdo con el convenio, una modificación así deberá contar con la aprobación de una mayoría entre los 189 miembros.

El segundo obstáculo: incluso entre los miembros europeos, hay división de opiniones sobre la nominación de la funcionaria de Bulgaria.

Fischer, el antecedente

Durante la contienda previa para ocupar el cargo de director gerente, cuando los emergentes clamaron por ganar el liderazgo del Fondo y romper con la regla no escrita donde un europeo lo dirige, el gobierno de Israel intentó proponer a Stanley Fischer, exgobernador del Banco de Israel y exvicepresidente de la Reserva Federal de Estados Unidos. Sin embargo, pese a sus importantes credenciales y amplia experiencia, fue rechazado por tener 67 años.

Sin simpatía unánime

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, explicó en un comunicado oficial que la funcionaria “cuenta con todas las calificaciones necesarias para hacer una efectiva contribución a la misión del FMI”. Mientras el ministro de finanzas francés, Bruno Le Maire, advirtió que Georgieva tiene la experiencia y credibilidad internacional para sustituir con éxito a Lagarde.

Sin embargo, su candidatura llega sin un apoyo unánime de la misma Unión Europea. La funcionaria obtuvo 54% de la votación de los estados miembros, en una preselección donde 44% apoyaba a Jeroen Dijsselbloem, expresidente del Eurogrupo.

Hasta ahora, ningún otro país miembro ha formalizado la nominación de un candidato para cubrir el máximo cargo administrativo del FMI.

Sin embargo, funcionarios del sistema financiero advierten que Emiratos Árabes Unidos planea postular a Mohamed al Erian, exdirector ejecutivo del fondo de inversión PIMCO.

Del Banco Mundial al Fondo Monetario

Kristalina Georgieva, la candidata de la Unión Europea para a sustituir a Christine Lagarde como directora gerente, nació en Sofía, Bulgaria, el 13 de agosto de 1953. Estudió Economía Política y Sociología en la Universidad Nacional de la Economía Mundial, en su ciudad de origen, obtuvo su doctorado en Ciencias Económicas.

Georgieva salió a los reflectores mundiales tras la renuncia sorpresiva del presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, al asumir el interinato del organismo, conforme lo marcan los estatutos del banco donde hasta ahora ocupa el puesto de director general.

La funcionaria se convirtió en la primera mujer presidenta interina del Banco Mundial.

Desde 1993, ingresó al Banco Mundial como economista senior en la División de Medio Ambiente. Ahí ha desarrollado la mayor parte de su carrera hasta ahora. Un desempeño que interrumpió entre el 2010 y el 2016, cuando se integró a la Comisión Europea, donde fue vicepresidenta de Presupuesto y Recursos Humanos.

De ganar la contienda, Georgieva será la segunda funcionaria originaria de Bulgaria al frente del FMI. Su antecesor fue el primer director gerente del Fondo, Camille Gutt (1946-1951).