El Kremlin aseguró este miércoles que Davos está “renunciando a su raíces” tras las informaciones de prensa según las cuales el Foro Económico Mundial vetará la presencia de tres empresarios rusos por presiones de Estados Unidos.

Según el periódico británico Financial Times, los organizadores de Davos pidieron a Andréi Kostin, presidente del banco público VTB, Oleg Deripaska, responsable del gigante del aluminio Rusal, y Viktor Vekselberg, propietario de la compañía de inversiones Renova, que no asistieran al Foro que cada enero reúne en la estación de esquí suiza a la élite económica y política mundial.

Los tres hombres, considerados próximos a Putin y que estuvieron otras veces en Davos, están este año bajo sanciones de Estados Unidos.

“Deripaska, Kostin y Vekselberg no se han convertido en lo que son gracias al Foro. Pero el foro de Davos es lo que es gracias a empresarios como ellos. Rechazando a personas así, el Foro renuncia a su raíces”, dijo a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Por su parte el banco VTB indicó el martes que Andréi Kostin “expondrá su posición en una letra abierta a los participantes del Foro”. Los representantes de Deripaska y Vekselberg no hicieron comentarios.