La policía hizo evacuar el campamento que había instalado el movimiento de protesta anticapitalista "Occupy Frankfurt" hace 10 meses ante el Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort.

Sentados bajo el símbolo gigante del euro o encaramados en un árbol, los últimos miembros del campamento esperaron tranquilamente hasta que las fuerzas del orden público los evacuaran sin incidentes.

Por la tarde, las fuerzas del orden habían rodeado el lugar y pedido a los ocupantes del campamento que se fueran por las buenas, porque de lo contrario utilizarían la fuerza.

El ayuntamiento había pedido a los indignados a finales de julio que levantaran su campamento, situado en un parque público en la vecindad del BCE, pero los ocupantes recurrieron a la justicia con la esperanza de que anulara esta decisión.

El tribunal administrativo rechazó el recurso de los "indignados" al considerar en un comunicado que las "carpas, cabañas, sofás, sillones, sillas y planchas de madera" no son "elementos indispensables" para manifestar su opinión. También se mostró sensible al argumento de la municipalidad que evocó problemas de higiene, ya que hay ratas en dicho campamento.

El campamento de "Occupy Frankfurt", que milita contra el poder del capitalismo, del dinero y de los bancos era el más antiguo de este tipo en Europa.

La policía ya había evacuado por la fuerza el lugar en mayo, pero de manera provisional, alegando razones de seguridad en las jornadas de manifestaciones anticapitalistas en la capital financiera alemana.