Tokio- El superávit de la cuenta corriente de Japón cayó inesperadamente en abril respecto al mismo mes del año anterior en una señal de que una desaceleración en China está pesando sobre la demanda por las exportaciones del país y arrojando dudas sobre la fuerza de su recuperación económica.

El crecimiento del primer trimestre, en tanto, fue revisado al alza a un avance de 1.2% desde 1% informado inicialmente, reflejando revisiones hacia arriba en gastos de capital y consumo privado, mostraron también datos separados divulgados.

El superávit de la cuenta corriente de Japón cayó 21.2% anual en abril, lo que se compara con la mediana de estimaciones de un incremento de 2.8% anual y tuvo lugar tras un declive de 8.6% en marzo.

Eso sugiere que la tercera mayor economía del mundo lucha por mantener el impulso que ganó en los primeros tres meses del año, cuando se expandió a un ritmo anualizado de 4.7%, según el dato revisado, más rápido que cualquier otra economía del G-7.

La cuenta corriente, una amplia medida de comercio y de otros flujos de inversiones, probablemente siga arrojando un saldo positivo debido a las ganancias de los amplios conglomerados japoneses en activos en el extranjero, lo que ayudará al país a financiar su enorme carga de deudas.

El superávit podría disminuir en la medida en que el ritmo más lento de crecimiento de China y la crisis de deuda soberana de Europa amenacen con dañar a la economía global y reduzcan la demanda por bienes japoneses.

Sin embargo, el economista jefe del Instituto de Investigación Económica Itochi, Yoshimasa Maruyama, dijo que un reciente retroceso en los precios del petróleo podría ayudar.

"Aunque las importaciones de energía siguen siendo altas en términos de volumen, no veo una reducción del superávit de la cuenta corriente a corto plazo gracias a la caída de los precios del petróleo", comentó.

"Cifras importantes salieron un poco más débiles a lo esperado. Pero las exportaciones de Japón parecen haber llegado a su nivel mínimo y seguramente mejorarán en la última mitad del año fiscal (a marzo del 2013) junto a la recuperación de la economía global", añadió.

PREOCUPACION POR DEMANDA

El superávit de la cuenta corriente fue de 333,800 millones de yenes (4,200 millones de dólares) en abril, menos que el superávit de 450,300 millones de yenes arrojado por la mediana de las previsiones de analistas consultados en un sondeo de Reuters, mostraron datos del Ministerio de Finanzas divulgados este viernes.

Economistas consultados por Reuters preveían que el crecimiento trimestral del PIB de Japón correspondiente al primer trimestre sería revisado a 1.1 por ciento.

La cuenta corriente se deterioró con fuerza el año pasado debido a que las exportaciones se hundieron y los costos por la importación de combustibles se dispararon tras el devastador terremoto y tsunami de marzo del 2011, que llevó a un cierre de todas las plantas de energía nuclear de Japón.

El Gobierno está teniendo dificultades para convencer al público que es seguro reactivar algunos reactores, de modo que el país debe depender de energía térmica más cara, que requiere la importación de combustible y presiona al balance comercial.

Un aumento menor a lo esperado de las exportaciones japonesas en abril -según datos comerciales divulgados por aduanas el mes pasado- ha acentuado las preocupaciones de que la demanda desde el exterior esté menguando, lo que podría desacelerar a la economía japonesa, dependiente de las ventas al exterior.

ros