Japón llevará a la reunión anual conjunta del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) de este octubre, la demanda de avanzar en la reforma de la gobernanza de la segunda institución para aumentar la voz de economías emergentes.

El ministro japonés de Finanzas, Jun Azumi, dijo este martes que el asunto estará en la agenda de la reunión conjunta BM-FMI que se realizará en esta capital con la asistencia de delegados de los 188 países miembros del Fondo.

Precisó que entiende los problemas de Estados Unidos con esa demanda, en particular en un año electoral en la nación americana, pero que tratará de convencerlo.

La reforma para ser aceptada requiere la aprobación de dos tercios de los miembros del Fondo, consta en un acuerdo aprobado en 2010 en la cumbre del Grupo de los 20 (G20) en Corea del Sur, y en el caso de Japón la Dieta -Parlamento- la aprobó en 2011.

Estados Unidos completó los procedimientos internos, mientras Alemania informó el pasado sábado que en el siguiente verano prevé que su Parlamento la apruebe, enumeró un despacho de la agencia kyodo.

RDS