El deterioro de la recuperación económica en las economías avanzadas y la recesión entre las que se han mantenido en crisis han motivado a las autoridades a utilizar al sistema tributario como fuente constante para hacerse llegar mayores ingresos.

Tasas impositivas más altas en impuestos directos e indirectos, una especial tendencia a cobrar más a los ricos, estímulos fiscales a la producción y generación de empleos y la ampliación de la base gravable son las vertientes más comunes.

Pero como la creatividad de las oficinas recaudadoras no tiene límite, éstas son las perlas de la recaudación que encontró El Economista en algunos países que requieren fortalecer sus arcas públicas.

__

Haz clic en la imagen para ampliarla