La economía de Japón se está recuperando este año por la reconstrucción del desastre del tsunami del 2011 y es probable que crezca 2.5%, pero enfrenta riesgos por los problemas de deuda en Europa y un crecimiento más lento en China, indicó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El FMI, en un informe sobre consultas anuales con Tokio, instó a Japón a promulgar un amplio paquete de reformas estructurales para hacer frente a la elevada deuda pública de más de 125% del PIB, un rápido envejecimiento de la población, un bajo crecimiento y una persistente deflación.

Reducir el peso de la deuda pública es la prioridad principal. Pero esta tarea se complica por el bajo crecimiento, persistente deflación y un rápido envejecimiento de la población , indicó el organismo.

De acuerdo con el FMI, el gasto público en la reconstrucción cercano a 1.5% del PIB y una fuerte demanda del consumidor impulsarían un crecimiento real del PIB de casi 2.5% este año, pero que el crecimiento iría disminuyendo en el 2013 a 1.5% a medida que la reconstrucción va disminuyendo.

En el corto plazo, Japón enfrenta un pronunciado riesgo a la baja en las exportaciones y crecimiento por la escalada de las turbulencias europeas o por una desaceleración más pronunciada a la prevista de la economía china .

El sistema financiero de Japón continuó estable durante el terremoto y las inundaciones de Tailandia en el 2011, y la exposición de sus bancos a los países periféricos europeos es pequeña , advirtió.

A mediano plazo, una prolongada desaceleración económica global y la incapacidad de proponer reformas estructurales claves significarían que Japón seguiría padeciendo de un bajo crecimiento y deflación , consigna el informe del personal del FMI.