El Gobierno de Japón elevó su previsión de crecimiento económico para el próximo año fiscal, ayudado por el impulso previsto que brindaría un paquete fiscal de 122 billones de dólares con el que busca amortiguar el impacto de una demanda global más débil.

Se espera que la economía se expanda 1.4% en términos reales ajustados a los precios en el año fiscal que comienza en abril del 2020, según las proyecciones de la Oficina del Gabinete, aprobadas por el gobierno el miércoles.

Esto supuso una mejora con respecto a la anterior previsión del gobierno de un crecimiento de 1.2% publicada en julio. Japón mantuvo su crecimiento estimado de 0.9% para el presente ejercicio fiscal que finaliza en marzo del 2020.

El alza se debió en gran medida a una mejora de la demanda interna debido a una mayor inversión empresarial y a un impulso al crecimiento del gasto público derivado del paquete fiscal aprobado por el Consejo de Ministros este mes.

El gobierno espera que el gasto en inversión crezca 2.7% el próximo año fiscal, desde 1.9% en la evaluación anterior de julio. Se observó que la demanda pública agregó 0.5 puntos porcentuales al crecimiento del PIB en el ejercicio fiscal del 2020.

Se espera que el impulso del paquete fiscal compense con creces la debilidad de la demanda externa, ya que la ralentización del crecimiento mundial amenaza con dejar una huella más profunda en la economía.

PIB creció 0.2% en 3T19

Por otra parte, el Producto Interno Bruto (PIB) de Japón creció a un ritmo anual de 0.2% en el tercer trimestre del 2019, gracias principalmente al incremento de la inversión inmobiliaria y pública, según datos publicados por el gobierno en el mes pasado.

Entre julio y septiembre, la tercera economía mundial se expandió 0.2% con respecto al segundo trimestre, indicaron los datos oficiales.

Durante el segundo trimestre del 2019 (abril-junio), el PIB japonés avanzó 1.3 y 0.3% con respecto al primer trimestre.