Japón destinará 15,300 millones de yenes (128 millones de euros) a medidas destinadas a reducir el impacto económico del brote del coronavirus y a acciones para contener su propagación, según anunció el jueves el primer ministro nipón, Shinzo Abe, tras una reunión extraordinaria de su gabinete.

Esta cantidad procederá principalmente de un fondo de reserva para situaciones de emergencia incluido en el presupuesto estatal para el ejercicio fiscal en curso, señaló Abe a los medios después de la reunión que tuvo con su gabinete.

Entre las medidas que se financiarán se encuentran mejorar los sistemas de diagnóstico del virus y desarrollar posibles tratamientos y vacunas, así como ampliar los recursos médicos disponibles para los enfermos, explicó el primer ministro, quien añadió que el paquete será formalmente aprobado.

El paquete también incluye ayudas para las pequeñas y medianas empresas japonesas del sector turístico y de servicios, que se encuentran entre las más castigadas por el brote del nuevo coronavirus, debido a su creciente dependencia de los visitantes chinos, los más numerosos de entre los que visitan Japón.

Se estima que el turismo cayó en enero 40%, debido a la cancelación de vuelos desde China y a las restricciones de entrada que aplica Japón a pasajeros procedentes de ese país.

Además, varias empresas japonesas que operan en China se vieron obligadas a detener el funcionamiento de sus plantas de producción o a retrasar su apertura tras el Año Nuevo chino, entre ellas los dos mayores fabricantes nipones de la industria automotriz: Toyota y Nissan.

Otras grandes compañías niponas, como las cadenas de ropa y accesorios Uniqlo y Muji, cerraron temporalmente sus tiendas en China para evitar la propagación del virus y por problemas en la cadena de suministros.

También se destinarán fondos a incrementar la producción de mascarillas para garantizar la disponibilidad de unos 600 millones de estos accesorios de protección que se han agotado en numerosos comercios del país.

Al mismo tiempo, autoridades de Japón informaron sobre el fallecimiento de una mujer que estaba contagiada de coronavirus, lo que la convierte en la primera persona que muere en este país a causa de la pandemia.

La víctima tenía 80 años y vivía en la prefectura de Kanagawa, al sur de Tokio, según informó el Ministerio de Salud.