El gobierno italiano aprobará esta semana un plan de ajuste por dos años por 24,000 millones de euros (29,500 millones de dólares), anunció hoy Paolo Bonaiuti, portavoz del primer ministro Silvio Berlusconi.

'La maniobra será de 24,000 millones', dijo Bonaiuti en una entrevista con la televisora privada Mediaset.

Precisó que el ajuste será para los años 2011 y 2012, aunque prometió que no habrá aumento de impuestos. 'Nadie meterá la mano en los bolsillos de los ciudadanos', señaló.

Confirmó que el ajuste podría ser aprobado este martes y dijo que se espera un paquete de medidas equivalente al 1.6% del Producto Interno Bruto (PIB) que debería reducir el déficit público al 3.0% del PIB, frente al 5.3% alcanzado en el 2009.

Se trata, insistió, de iniciativas que buscan tranquilizar a los mercados financieros, preocupados por la eventual ampliación de la crisis griega. 'Es el momento de los sacrificios', confirmó Bonaiuti.

Precisó que se prevé aprobar un recorte de gastos del gobierno de 10% y de ajustes 'drásticos' en los salarios de los dirigentes públicos.

El ajuste también contempla el retraso de las jubilaciones y la congelación de sueldos de jueces, efectivos de las fuerzas del orden, militares y profesores universitarios.

En tanto, portavoces sindicales confirmaron que una reunión durante la cual el gobierno debía presentarles las medidas de ajuste y que estaba prevista para este lunes, fue pospuesta para mañana martes.

RDS