El vice primer ministro italiano, Matteo Salvini, aseguró que espera que la Unión Europea sancione a Italia debido al deterioro de su déficit y su enorme deuda con una multa de 3,000 millones de euros.

“En un momento en que el desempleo juvenil alcanza 50% en ciertas regiones (...), Bruselas nos pide, en nombre de las reglas fijadas en el pasado, una multa de 3,000 millones de euros”, reconoció a la emisora RTL 102.5.

“Usaré toda mi energía para cambiar esas viejas reglas”, advirtió Salvini, líder de la ultraderechista Liga y gran vencedor de las elecciones europeas del domingo en Italia.

“Quiero ver si llega esa carta en la que nos sancionan por la deuda acumulada en el pasado”, comentó con ironía.

Deuda supera 132% del PIB

La Comisión Europea (CE) va a recomendar el 5 de junio la apertura de un procedimiento de déficit excesivo contra Italia, debido a su alta deuda: 132.2% como proporción del PIB en el 2018, muy por encima del umbral de 60% establecido en las normas europeas.

La apertura de un procedimiento de este tipo, que debe ser ratificado por los ministros de Finanzas de la UE, puede dar lugar a sanciones financieras que ascienden a 0.2% del PIB italiano, lo que corresponde más o menos a 3,000 millones de euros.

“Como está previsto, la Comisión Europea evaluará la situación económica y presupuestaria de cada Estado miembro”, explicó un portavoz de la entidad.

“Esto incluye emitir para cada país un conjunto de recomendaciones específicas para sus políticas nacionales de los próximos 12 a 18 meses”, agregó.

Según una fuente europea, Bruselas enviará esta semana, probablemente hoy mismo, una carta a las autoridades italianas para pedirle explicaciones sobre su presupuesto.

La coalición populista en el poder en Italia, formada por la Liga y los antisistema del Movimiento 5 Estrellas (M5E), ya había tenido problemas en el 2018.

Tras las tensiones, ambas partes cedieron para llegar a un compromiso.

Según los últimos pronósticos económicos divulgados por la Unión Europea a principios de mayo, Italia resulta ser el peor estudiante de la zona euro, con un crecimiento muy por debajo de los otros 27 países y una deuda récord.