El ministro italiano de Asuntos Europeos, Paolo Savona, rechazado de la cartera de Finanzas por el presidente italiano debido a su euroescepticismo, afirmó el martes no tener un "plan B" para sacar a su país de la zona euro.

"¿Cómo tengo que decirlo? No hay un plan B, nunca pedí salir del euro", aseguró en un encuentro con la prensa extranjera en Roma.

"¿Qué más quieren? ¿Cuántas veces lo tengo que repetir? (...) Es 'no', es así. ¿Está claro? Mi posición es clara", reiteró el hombre cuya nominación originó la crisis política más grave que haya vivido Italia en los últimos años.

Sin embargo, en su último libro, presentado el martes a la prensa extranjera, Savona juzgaba que era necesario "preparar un plan B para salir del euro si nos vemos obligados, lo queramos o no".

Este reputado economista de 81 años, exministro de Industria en los años 1990, también negó toda hostilidad hacia Alemania, pero reafirmó su derecho a criticarla.

Sus críticas al euro y a Alemania le valieron a finales de mayo el veto espectacular del presidente italiano Sergio Mattarella a la propuesta de la Liga (ultraderecha) y el Movimiento 5 Estrellas (M5S, antisistema) a nombrarlo ministro de Finanzas.

Al final, fue nombrado en la cartera de Asuntos Europeos.