El gobierno italiano aprobó el miércoles un decreto ley para eliminar 35 provincias, entre ellas varias ciudades metropolitanas, con el fin de reducir el gasto público.

"El número de provincias con estatuto ordinario se reducirá de 86 a 51, incluidas las ciudades metropolitanas", indicó en un comunicado el Consejo de Ministros.

La reducción de las provincias, que corresponde a una organización administrativa entre el municipio y la región, fue aprobada con el fin de ahorrar unos 40 millones de euros al año, precisa la nota.

"La reforma se inspira en los modelos de gobierno europeos", sostiene el comunicado que considera que con tales medidas se racionalizan "competencias tales como la gestión de las calles y las escuelas".

La reducción de las provincias entrará en vigor a partir del 1 de enero del 2013, mientras las ciudades metropolitanas, que remplazan a las provincias de importantes centros urbanos, empezarán a funcionar a partir del 1 de enero del 2014.

"Se trata de un proceso irreversible", explicó el ministro de Administración Pública, Filippo Patroni Griffi.

El jefe de gobierno Mario Monti, quien asumió el poder en noviembre del 2001 para salvar a Italia de la crisis que amenazaba al euro, ha adoptado numerosos medidas de austeridad en todos los sectores de la sociedad.

El recorte de provincias "es el primer paso" para la realización de una reforma más amplia, que prevé una reorganización de la administración del territorio, explica el comunicado.

RDS