Economistas de algunos de los bancos más importantes del país destacan la tranquilidad que prevalece en los mercados a unos días de la elección presidencial del 1 de julio, por lo que estiman que los inversionistas ya dan por descontada una  victoria del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, además de que hoy preocupa más lo que pueda pasar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Ernesto Revilla, economista en jefe de Citibanamex para América Latina, comentaba hace unos días a El Economista que un posible triunfo de Andrés Manuel López Obrador reduciría la incertidumbre en el corto plazo, pero para el mediano dependerá del discurso que se dé en materia económica.

“La reacción de los mercados el 2 de julio y los días posteriores dependerá de la información que tengan. Esto tiene qué ver con el resultado de la elección, quién ganó y cómo queda el Congreso, pero sobre todo con el mensaje que reciban del candidato que resulte ganador (...) estoy consciente de que ese día deberá explicar muchas cosas a muchas audiencias, pero los mercados financieros son muy importantes. Ellos no pueden esperar un día sin señales concretas, ya no digamos una semana”, comentaba.

Ahí refería que si el proceso electoral transcurre con relativa normalidad y no hay un mensaje que asuste a los inversionistas, es previsible que haya una revaloración del tipo de cambio frente al dólar.

Descarta siller salida de capitales

Gabriela Siller, economista de Banco Base, afirma que se ve mucha tranquilidad, sobre todo en el mercado cambiario.

“Como que ya descontó, yo creo que, por como van las encuestas y ya que uno de los candidatos se ha mantenido siempre al frente, ya descontó la posible victoria de Andrés Manuel López Obrador. Entonces no se ve que vaya a haber una alta volatilidad, al menos no se vislumbra ahorita”, detalla.

La especialista agregó en entrevista que siguen entrando capitales a México, y por lo tanto no se ve un riesgo inminente de salida, o que pudiera haber un incremento precipitado sobre el tipo de cambio.

“Al menos no es lo que se ve ahorita, incluso en el mercado de futuros de Chicago las apuestas en contra del peso disminuyeron significativamente en la última semana”, dijo Siller, y detalló que el mercado cambiario —y en general el mercado financiero— está más atento a lo que dice Trump, y como el presidente de Estados Unidos está enfocado en una guerra comercial con China y la Unión Europea, y ha dejado a un lado a México, pues pareciera que el mercado ha descansado aquí”, enfatiza.

Renegociación del tratado comercial, la incertidumbre

Rodrigo Brand de Lara, economista en jefe de Santander México, coincidía hace unos días en que hoy hay más nerviosismo por la renegociación del TLCAN, que por el propio proceso electoral.

“Yo creo que aquí lo importante es saber cuáles son las declaraciones o los pronunciamientos de quien resulte electo el 1 de julio para que a partir de ahí el mercado tome las consideraciones pertinentes, y ver cuál es la evolución hacia adelante. Sin embargo, ahorita nosotros lo que vemos es una preocupación mayor por el NAFTA que por otros temas”, expuso.

CIBanco menciona en su reporte “Semana de elecciones en México” que “de resultar ganador de la contienda electoral Andrés Manuel López Obrador, la paridad peso-dólar se mantendría con una tendencia cambiante y en función de los planes, discursos y acciones que proponga implementar al ocupar el cargo.

Ven matices en el tipo de cambio

El jefe de Research en Barclays, Marco Oviedo, explicó en entrevista con El Economista que cualquier pronóstico sobre el tipo de cambio depende de la magnitud del impacto que pueden generar choques externos, como sería la cancelación del TLCAN, o domésticos.

En un escenario sin el TLCAN, estima que el tipo de cambio podría llegar a 21 pesos. Mientras que el triunfo de López Obrador tendría matices dependiendo de su discurso al asumirse triunfador.

Si López Obrador  muestra una postura conservadora y envía señales de estabilidad, el dólar puede quedarse en alrededor de 20.30 pesos. Pero si asume una postura radical, podría irse hasta 22 o 23 pesos.

Precisa que “por el comunicado del Banco de México cuando subió la tasa a 7.75%, nos damos cuenta de que la Reserva Federal y su tasa ya no son tan relevantes para la decisión de la Junta de Gobierno. Es más bien la reacción del tipo de cambio a estos eventos inciertos y su potencial traspaso a precios lo que preocupa al Banco, remató. (Con información de Yolanda Morales)