Inversionistas cargados con dinero barato de los fondos del Banco Central Europeo ayudarían a Italia a reunir hasta 6,000 millones de euros en una subasta de bonos y a bajar los costos de endeudamiento del país a menos de 3 por ciento.

El alivio por la exitosa reestructuración de la deuda de Grecia también ayudará a llevar el rendimiento de la deuda de Italia a corto plazo.

Italia busca vender hasta 5,000 millones de euros de un nuevo Buoni del Tesoro Poliennali (BTP) a tres años que vence en marzo del 2015. En una señal de una menor presión del mercado sobre la tercera economía de la zona euro, el Tesoro ha fijado el cupón de la nueva emisión en 2.5 por ciento.

Eso se compara al cupón de 6% sobre un bono BTP a tres años que Italia lanzó a fines de noviembre, cuando estuvo cerca de seguir el camino de Grecia, Irlanda y Portugal, que la habría obligado a pedir ayuda de emergencia que habría sido excesivamente cara para Europa.

Las preocupaciones del mercado han disminuido desde entonces, gracias en parte a la decisión del BCE de entregar a los bancos fondos ilimitados a tres años y por la designación de un Gobierno orientado a la adopción de reformas en Roma.

Analistas de UniCredit esperan que los costos de endeudamiento a tres años de Italia caigan a cerca de 2.8%, casi en línea con el nivel en que operaba informalmente el nuevo bono en la víspera de la subasta, desde 3.4% en la venta previa a mediados de febrero.

"Claramente hay interés en este segmento de la curva, como también muestra la subasta de papeles del martes", dijo el estratega de Unicredit Luca Cazzulani.

"Con un valor justo de rendimiento de 2.7%, el nuevo BTP en nuestra opinión ofrece una oportunidad realmente buena, considerando un costo de liquidez del BCE de 1%", agregó.