Washington, D.C. Los proyectos de infraestructura en transporte y energía, como los que planea impulsar el gobierno de México en el sureste del país, pueden tener la capacidad de multiplicar por siete el PIB de la región y de los países cercanos, estimó el economista -investigador principal en el Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Eduardo Cavallo.

La planificación es sumamente importante, acota. Pues tocarían áreas prioritarias para México cuyo desarrollo atraerá inversión y crecimiento, y tendrían un efecto localizado en la zona de desarrollo, y externalidades positivas para el país y para otros, con quienes se asocie.

El economista dice que al margen de conocer un análisis de los expertos del BID sobre los planes de construcción de refinerías, el Tren Maya y Corredor Interoceánico, personalmente le suenan como proyectos interesantes y prometedores. Y confía que para su ejecución, ese grupo de proyectos contará con analisis minuciosos que garantizará su éxito.

Entrevistado por El Economista, explica que en el BID han identificado en modelos macro, que un mayor nivel de inversión en infraestructura en los cinco países más grandes de la región puede tener el impacto de multiplicar por siete al PIB, sobre todo ante el amplia brecha de inversión que se ha tenido por años en el sector, refirió.

Dice que el impacto invertir en los proyectos de infraestructura de sectores prioritarios, puede tener impacto positivo desde el corto plazo en oferta y demanda de bienes y servicios. Y anticipa que se elevará la productividad y al flujo comercial.

Tras el lanzamiento del Informe macroeconómico anual, que este año se centra en Construir oportunidades para crecer en un mundo desafiante matiza que no es el proyecto en sí mismo el que detona la derrama y crecimiento. Depende del Proyecto, del plan de cooperación internacional e incluso del apoyo de organismos financieros como el BID, que puede otorgar apoyo técnico con el expertisse global y favorecer sinergias financieras con la iniciativa privada.

Rediseñar regla fiscal, para invertir

El informe del BID evidencia que América Latina y el Caribe tienen amplias brechas de inversión en infraestructura, pues por décadas, los gobiernos han realizado ajustes al gasto castigando la inversión. Y México no escapa de esta realidad regional, destaca.

Dice que las reglas fiscales se han enfocado en cuestiones de sostenibilidad y estabilidad, y la propuesta del Banco es rediseñarlas de manera que en periodos de bonanza, una parte de los recursos se ahorre para la consolidación, y otra parte estimule la inversión en infraestructura.

Por supuesto que la idea original es estimular también el financiamiento privado en inversión en infraestructura. Se pueden generar las oportunidades de inversión que sí ofrecerán retornos elevados.

En el informe se señala que hay una brecha importante de inversión en infraestructura regional. Y es precisamente esta brecha, lo que puede ser un foco, una oportunidad para atraer inversiones privadas.

El BID opera como uno de los más importantes organismos financieros para América Latina desde hace más de 60 años. Tiene sus oficinas centrales en Washington y es liderado por el colombiano Luis Alberto Moreno.

[email protected]