La intervención cambiaria que se utiliza para ordenar la depreciación de una moneda es efectiva cuando se presentan salidas de capital menos persistentes y debe ir acompañada de una comunicación clara y adecuada, recomiendan expertos del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés).

“Suelen ser efectivas para debilitar el impacto de las condiciones financieras externas en el mercado de crédito interno, pero funcionan mejor cuando la volatilidad es menos persistente y menos sensible a diferenciales de retorno”, refirieron en uno de los dos capítulos liberados por adelantado del Informe Económico Anual 2018.

El otro capítulo que avanzaron sobre el informe está dedicado a las criptomonedas y ahí reconocieron que “uno de los retos más importantes que tienen enfrente las autoridades ante la proliferación del manejo de estos medios de intercambio electrónico es combatir su uso ilícito sin desincentivar la innovación”.

Al interior del capítulo titulado “Avanzar en los marcos macroprudenciales”, los expertos del banco sugieren que al utilizar intervenciones cambiarias, la autoridad tendría que explicar con detalle que se trata de medidas necesarias y sólo aplicables cuando la política monetaria o fiscal carece de espacio y tiempo para su manejo.

El llamado banco de los bancos centrales explica que la intervención cambiaria puede ser un importante complemento para el manejo de otras políticas, como es la de tasas de interés y las medidas macroprudenciales de estabilidad económica.

Al llegar, acumularían reservas

Una medida macroprudencial es una consideración dirigida a resolver asuntos de un sistema en su conjunto.

En el capítulo, expusieron que la frecuencia y tamaño del flujo de capitales hacia mercados emergentes y la frecuencia de reversa se incrementó en la década pasada, por lo que sugieren a las autoridades anticiparse con el manejo de políticas combinadas que favorezcan a la estabilidad macrofinanciera y desaceleren la presión sobre las divisas emergentes.

Explicaron que la intervención cambiaria ayuda a apuntalar la estabilidad financiera de dos maneras: cuando ingresan capitales puede ayudar a construir reservas internacionales que se pueden utilizar cuando hay una salida de inversiones.

En un segundo nivel, puede limitar la acumulación de desequilibrios financieros.

[email protected]