Un intenso debate sobre las materias primas y su impacto sobre la inflación, se dio entre los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México en presencia del secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, según revela la tercera minuta que reporta el contenido de la reunión.

Y es que nuevamente el tema de los aumentos que se están dando en ese tipo de precios fue motivo de preocupación generalizada al que en esta ocasión se agregó el ingrediente de la incertidumbre sobre la evolución futura del tipo de cambio.

El gobernador del banco central, Agustín Carstens, y los subgobernadores José Sidaoui, Roberto del Cueto y Manuel Sánchez fundaron su inquietud por los efectos que pudieran tener sobre la inflación a nivel mundial el avance de las cotizaciones en las materias primas.

Incluso un miembro destacó que está creciendo el número de países avanzados y emergentes que han presentado tasas anuales de inflación por encima de sus objetivos.

Pero otro contestó que la política monetaria no puede conducirse por un efecto de demostración y que hay que considerar que la postura monetaria de países como Estados Unidos influye más sobre México.

Otro advirtió que es aventurado y riesgoso afirmar que en el futuro previsible no se anticipan presiones inflacionarias y más aún porque el crecimiento económico está aumentando significativamente.

Algún miembro mencionó que la política monetaria debe ser proactiva y preventiva, se tienen que tomar acciones con suficiente tiempo y no esperar a que se presenten presiones inflacionarias para actuar.

INFLACIÓN REPRIMIDA

También se puso de relieve que la política del gobierno está aislando los precios internacionales de los energéticos de presiones externas, lo que ha contribuido a atenuar el impacto sobre la inflación en México.

Otro miembro alertó que es un efecto temporal, ya que si los precios del petróleo se mantienen en los niveles actuales, entonces se tendrá una inflación reprimida que va a manifestarse. También hubo quien destacó valorar que serán más los costos que los beneficios si se modificara la política monetaria ante el rezago y su influencia sobre la inflación. Así, estarán atentos a que los precios de las materias primas no afecten las expectativas.

[email protected]