La mayor integración comercial de México con los países de América Latina y el Caribe (ALC) puede ser un acelerador del crecimiento económico y una alternativa al creciente proteccionismo que se está presentando en economías avanzadas, considera el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Especialistas del organismo admiten la urgencia con la que deben actuar los países de ALC para fortalecer y diversificar los lazos comerciales intrarregionales existentes, para encarar al contexto actual .

Identifican a las industrias química, de vehículos automotores y manufactura pesada como las de mayor potencial para desarrollar identidad regional en la competencia mundial.

En el reporte Integración comercial en América Latina y el Caribe , divulgado el viernes, expertos del FMI sugieren aprovechar los incipientes signos de renovado impulso político dentro de ALC en apoyo a la integración , como una oportunidad para fomentar este proceso comercial intrarregional.

Recomiendan como inicio la liberalización unilateral como complemento de los esfuerzos existentes para ampliar la red de acuerdos comerciales intrarregionales .

Un importante objetivo de largo plazo para la región debería ser que los acuerdos regionales de libre comercio vayan más allá de la liberalización de los aranceles comerciales, para cubrir áreas fronterizas en la política comercial que ayudarán a reducir barreras no arancelarias de la región y aumentar su competitividad en mercados globales .

En el reporte, que compila resultados de 11 análisis sobre el comercio regional del mismo FMI y otros organismos internacionales como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, entre otros, argumentan que el fortalecimiento de lazos comerciales ya existentes y la integración en cadenas de valor pueden ser la estrategia para ir compensando el impacto de un mayor debilitamiento de la demanda externa de economías avanzadas.

La receta

El Fondo considera que mejorar la infraestructura carretera, ferroviaria, los puertos y aeropuertos de la región podría estimular las exportaciones de las industrias de alto valor, potencias como son las químicas, de vehículos automotores y manufactura pesada .

También consideran determinante fortalecer redes de seguridad social intrarregionales, capaces de limitar los costos de la integración mientras se promueve una distribución equitativa de ganancias en los acuerdos.

De acuerdo con esta compilación de análisis, las bajas tarifas de bienes de capital importados en la región podrían estimular la inversión doméstica, lo que es un componente esencial para el comercio.

Evidentes impulsores

En el análisis, los expertos del Fondo enfatizan que un impulsor para promover un mayor y mejor aprovechamiento del comercio en la región puede ser la caída de los precios de los commodities.

Al contraerse los precios de los productos básicos, se pone de relieve la importancia de que América Latina diversifique sus bienes exportables .

Destacan el creciente sentimiento proteccionista de las economías avanzadas como otro detonante para la integración intrarregional en América Latina y el Caribe.

Asimismo, se refieren al colapso del valor del comercio mundial que se presentó en el 2015, resultado de la corrección del precio del petróleo y el fortalecimiento del dólar, para resaltar la importancia de dar un salto que permita fortalecer este motor de crecimiento.

Enfatizan que el contexto mundial de un sentimiento proteccionista creciente entre economías avanzadas debe ser asumido ya como un detonante de alternativas de desarrollo regional.

Diagnóstico: baja conectividad

Destacan que sólo 15% de las exportaciones totales de la región es destinado a sus vecinos continentales. Esta proporción contrasta con 50% que significan las exportaciones intrarregionales para Asia y Europa.

La baja conectividad entre los países de América Latina y el Caribe, resultado de la geografía y baja inversión en infraestructura, es uno de los probables determinantes de este bajo flujo, enfatizan.

Se refieren a la falta de carreteras y vías ferroviarias adecuadas por la ineficiencia de puertos y aeropuertos.