Washington.- Los principales senadores demócratas dijeron al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que tiene que estar listo para aumentar el límite de la deuda del país sin la aprobación del Congreso para evitar un dañino incumplimiento de pagos.

El líder de mayoría del Senado, Harry Reid, y su equipo dijeron que Obama debería utilizar "cualquier medida legítima" bajo su autoridad para "asegurar que Estados Unidos no incumpla sus promesas y provoque una crisis económica global".

Los demócratas están anticipando otro posible punto muerto en el debate sobre el límite de deuda en el Congreso y esperan que una medida unilateral, o la amenaza de una, por parte de Obama evite que se repitan las luchas del 2011 que llevaron al país al borde la moratoria.

Algunos analistas y demócratas creen que la Decimocuarta Enmienda a la Constitución entrega al presidente la autoridad de elevar el límite de deuda de 16,4 billones de dólares de manera unilateral.

Esa disposición sostiene que la validez de la deuda del Gobierno no debería ser cuestionada. Pero la Casa Blanca lo ha descartado hasta el momento. Un asesor demócrata del Senado dijo que se están explorando otras opciones legales.

El Tesoro de Estados Unidos está moviendo fondos para seguir pagando las cuentas del Gobierno. Esas maniobras de contabilidad se agotarán a mediados de febrero.

"Creemos que usted debe aclarar que nunca permitirá que la economía de nuestra nación y su reputación sean tomadas como rehenes", dice un pasaje de la carta enviada a Obama, firmada por Reid y otros tres destacados senadores demócratas.

Los republicanos han dicho que sólo aprobarán un aumento al límite de deuda si es acompañado por recortes al gasto y cambios a los grandes programas de seguridad social del Gobierno y a Medicare.

Obama ha prometido que no negociará con los republicanos sobre el límite de deuda.

Los líderes demócratas acordaron que el aumento al tope del endeudamiento debería ser algo separado del plan de reducción del déficit. Ellos dijeron que cualquier acuerdo fiscal debería incluir recortes al gasto, así como ingresos adicionales provenientes de la eliminación de ciertos beneficios tributarios a los ricos.

apr