El clima de inseguridad resta dinamismo a las economías, tal como ha sucedido en los países de América Central, reconoció Ellis Juan, representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

De acuerdo con el funcionario, este tema es un verdadero obstáculo que ha ido escalando en orden de importancia para el desarrollo económico de los países, particularmente de los que, como Centroamérica, están más expuestos.

Al participar en la Conferencia latinoamericana para la medición del bienestar y la promoción del progreso de las sociedades , el funcionario evidenció que no es sencillo medir el impacto de este problema social en las decisiones económicas que se toman o en las que se dejan de tomar.

Sin embargo, advirtió que se pueden leer los cambios de la percepción en el tiempo.

Destacó que hace 20 o 25 años eran factores como la infraestructura o la regulación los principales obstáculos que encontraba la Iniciativa Privada para el desarrollo económico regional.

De un tiempo a la fecha, reconoció, estos factores bajaron a un quinto término y la inseguridad escaló.

Consultado al término de la Conferencia, el dirigente del banco promotor del desarrollo refirió que el impulso que ha dado la actividad económica de Estados Unidos a México es suficiente para estimar que el Producto Interno Bruto mexicano podría crecer hasta en 5% este año.

Esta fuerza sigue siendo el principal riesgo para el desempeño mexicano, acotó.

Reconoció que la falta de acuerdos para avanzar en las reformas estructurales se ha convertido para el país una limitante para lograr un mayor dinamismo económico.

Además explicó que para el BID el panorama de la recuperación económica es muy optimista, pues aún con el deterioro de las economías europeas, sobre todo las del Mediterráneo, la actividad productiva global sigue tomando fuerza.

[email protected]