La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) llevó el objetivo de la tasa de interés interbancaria a un día a 7.75%, aun tomando en cuenta que la actividad económica presenta riesgos a la baja en un contexto de incertidumbre electoral y debilidad institucional.

De acuerdo con la minuta 60 de la Reunión Monetaria de junio, consignaron que la delincuencia e inseguridad pública, se han convertido en un “desafío al monopolio de la fuerza del Estado y que a últimas fechas se han recrudecido incluso en la Ciudad de México, lo que podría suponer que ya no se trata de un fenómeno geográficamente aislado”.

En la minuta refieren que uno de los miembros de Junta, abundó en el hecho de que “la creciente inseguridad pública ya ha afectado la actividad productiva del país”. Y agregó que un factor de riesgo adicional es la posibilidad de modificaciones futuras en la postura fiscal, que pudiera deteriorar la percepción de riesgo soberano”.

De acuerdo con los miembros de la Junta de Gobierno del banco central mexicano, este incremento de la inseguridad ha tenido ya repercusiones negativas en la llegada de inversiones productivas.